martes, 21 de agosto de 2012

Se radicaliza la izquierda: qué final para @M_Ebrard, qué inicio para @ManceraMiguelMX

Escuché, este martes, alrededor del mediodía, a líderes de los tres partidos políticos de izquierda cuando, ejerciendo sus derechos constitucionales, acudieron al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación a defender el juicio de inconformidad que han promovido.
 
Después de haber hablado con algunos magistrados y una magistrada, se presentaron ante los medios los señores Jesús Zambrano, del PRD; Alberto Anaya, del PT, y un representante de Luis Walton, de Movimiento Ciudadano.
 
Los dirigentes de izquierda dijeron lo que les hemos escuchado tantas veces desde la noche misma de las elecciones presidenciales del pasado primero de julio: que el proceso comicial fue injusto, contrario a la Constitución, que se debe anular de tal forma de que el Congreso nombre a un presidente interino que convoque a nuevas elecciones.
 
Tales expresiones no sorprendieron ni me ocuparía de ellas si no fuera porque, así me pareció, por primera vez los líderes del PRD, el PT y Movimiento Ciudadano plantearon la posibilidad de acciones de protesta que van más allá de lo establecido en las leyes mexicanas.
 
Según nuestra legislación, con el fallo del Tribunal Electoral termina el proceso presidencial de 2012. Hay dos posibilidades: que la elección se invalide o bien que se ratifique el triunfo del priista Enrique Peña Nieto.
 
Casi todos los análisis, no mis deseos, aseguran que la elección no se invalidará y que Peña Nieto será presidente, no porque el proceso haya sido limpio, sino porque la izquierda no ha tenido éxito al presentar sus pruebas del fraude.
 
Así, al preguntar los reporteros a los dirigentes de izquierda qué harán en el probable caso de que el Tribunal Electoral valide la elección de 2012, por primera vez ellos no dijeron que seguirán el camino de la ley (que termina cuando el mencionado tribunal acabe su trabajo), sino más bien expresaron que reflexionarán ante los caminos a seguir en caso de que su demanda de invalidez no sea atendida.
 
El senador Anaya, del PT, fue mucho más lejos ya que pronosticó que habrá “estallidos sociales” si se confirma la victoria de Peña Nieto.
 
O sea que…
 
… Tendremos que prepararnos, particularmente los habitantes del Distrito Federal, para una temporada de fuertes protestas.
 
¿Por qué sobre todo en el DF? Porque es en la capital mexicana donde operan y aun residen los líderes de izquierda y porque, en nuestro país, para que algo sea considerado realmente de alcance nacional tiene que darse en el centro de la Ciudad de México.
 
Vaya fin de sexenio el que le espera a Marcelo Ebrard. Vaya arranque de gobierno el que tendrá Miguel Ángel Mancera.
 
Confiemos en que la sabiduría de Ebrard y Mancera obre el milagro de que las protestas se den, como se deben dar, en absoluta tranquilidad, pero sin provocar problemas mayores.
 
 

No hay comentarios: