martes, 14 de febrero de 2012

Mexicana debe volver a volar

Leo en www.reformacom que Felipe Consuelo Soto, juez de distrito encargado del concurso mercantil de Mexicana de Aviación, “ordenó al gobierno federal devolver las rutas y slots que pertenecían a esa empresa y han sido utilizados por sus competidoras durante el año y medio que no ha operado”.
 
El juez emitió la orden por una solicitud de dos de los tres sindicatos que representan a los trabajadores de Mexicana.
 
“Los slots y rutas de Mexicana han sido aprovechados por empresas como Interjet y Volaris, y aunque en todo momento ha estado claro que esto sólo era de manera temporal, falta ver si accederán a retirarse sin oponer resistencia de sitios como la Terminal Uno del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México”, añade Reforma.
 
La verdad de las cosas es que Mexicana es una de las compañías más representativas del espíritu empresarial de nuestro país.

Vemos algo de su historia, contada por Wikipedia:

“Es creada en 1921 como una aerolínea de transporte de correos y pasajeros, cuyos creadores fueron Lody A. Winship, Elmer Hammond y Harry Lawson, sin dejar de mencionar a Ignacio S. Szymanski, uno de sus grandes colaboradores, siendo su primer avión un Lincoln Estándar Nebraska Aicraft Co., cuya primera ruta fue Ciudad de México-Tampico vía Tuxpan. Tiempo después el mismo Charles Lindbergh estuvo muy presente en la compañía efectuando él mismo vuelos de ésta y participando en la estructuración de la misma”.

¿Por qué quebró Mexicana? Por la ambición de un mal empresario, Gastón Azcárraga, quien sin tener ni la capacidad profesional ni los recursos que se necesitaba, se benefició de la privatización de la aerolínea solo por haberle hecho favores al primer presidente panista, Vicente Fox.

Todo el caso Mexicana huele a corrupción. Es decir, apesta a podrido. Urge que los tres candidatos presidenciales mayores, Enrique Peña Nieto, del PRI; Josefina Vázquez Mota, del PAN, y Andrés Manuel López Obrador, del PRD-PT-Movimiento Ciudadano, se comprometan a que uno de sus primeros actos de gobierno será, si no ocurre antes, poner a volar a Mexicana.

Lo anterior porque, sin duda, comunicación es desarrollo, y la quiebra de una línea aérea tan simbólica es exactamente lo contrario: subdesarrollo.

1 comentario:

Gustavo Fernández dijo...

No estas bien enterada , si hubo errores de Gastón Azcarraga pero se te olvida algo La ASPA.
¿Sabías que los pilotos por contrato-ley tenian que hospedarse en hoteles como el Marriot cuando mínimo, al momento de llegar a una ciudad?
¿Como mantienes los pasivos de jubilados, tan altos?
¿Por que se han tardado tanto y no encuentran inversionistas cuando interjet crecen a doble dígito?
¿Sabias que la industria Aerea es la que mas riesgos tiene y a su ves la que menos rendimientos genera en relación a su riesgo?
Rescatar a Mexicana por parte del gobierno si es importante por que las tarifas han aumentado considerablemente , pero no manteniendo un sindicato que sangra a la empresa a cual mas