viernes, 13 de enero de 2012

Siniestra sopa de tortilla con chicharrón a la queretana

Hoy inicia con un desangelado duelo la fecha 2 del torneo mexicano, los Estudiantes “Tetos” reciben a los Gladiadores del “Flan Luis” espero que al menos Oscar Pérez ofrezca espectáculo con todo y sus casi 40 primaveras, lo mejor será entre sábado y domingo, cuando las Chivas salven la cabeza de Quirarte en la selva chiapaneca o de plano la entreguen a Jorge verdugo, perdón Vergara; el mismo sábado por la noche, La furia rojinegra recibe a una Máquina del Cruz Azul envuelta otra vez en asuntos que más que azules, son negros manejos financieros de los que según se puede ver es una bomba de tiempo con un sonoro tic tac que pronto se acelerará para explotar; el domingo los gloriosos Pumas de la U.N.A.M. celebrarán medio siglo en la categoría recibiendo a los muy buenos jugadores del Morelia quienes nuevamente ostentan ya el título de los peores vestidos del fútbol mexicano con unas combinaciones propias de un diseñador psicodélico y enloquecido; la tarde del domingo las ahora águilas blancas no del poli pero sí del “polli-nesco” América reciben al equipo que mostró el mejor fútbol de este amanecer futbolero, los Diablos Rojos del Toluca. Pero más allá de las emociones que esperamos sean muchas y mejores para este fin de semana, queda para el registro la siniestra imagen del joven Urbina, presunto asesino de un porrista del América, y digo siniestra porque sólo a una malévola mente se le pudo ocurrir presentar a este joven conocido con el mote del “Tortillas” con la playera del equipo Querétaro como para hacer cera y pabilo del muchacho, del cual se tendrá que comprobar su culpabilidad acerca del homicidio al seguidor americanista pero eso es muy independiente al margen de intentar mandar un mensaje como de personaje de película, al mostrar al presunto asesino enfundado en la camiseta de su equipo de fútbol, qué daño tan grosero a una institución de fútbol, qué bajeza la de las autoridades queretanas de vestir al que suponen homicida con el equipamiento de Gallos Blancos, se necesita tener muy poca vergüenza para embarrar la imagen de un club y caer en el estereotipo de decirle al mundo miren a los gallos de blancos no tienen nada, aquí una muestra de uno de sus fanáticos en su faceta de asesino, qué pena que tengan que recurrir a una muy siniestra imagen de una sopa de tortilla con el que aparentemente dio chicharrón a un aficionado crema, en un queretano momento que dejó un muy mal sabor de boca.

Ojalá el fútbol nos haga olvidar las tragedias y el mal gusto de quienes desde la autoridad sólo nos muestran su pésimo sentido común cuando tendrían que ser mesurados y no alentar ni el encono ni el revanchismo, con mensajes de provocación, burla, en fin bastante desagradables, nefastos, faltan adjetivos caray.


Don Balón.

No hay comentarios: