domingo, 15 de enero de 2012

Las encuestas de internet y las de verdad

He visto encuestas de internet a propósito de la sucesión en los partidos de izquierda en el Distrito Federal.
 
Son buenos ejercicios, sin duda. Ayudan a la cabal comprensión del proceso de selección del candidato a la jefatura de gobierno que han emprendido, este fin de semana, el PRD, el PT y Movimiento Ciudadano.
 
Desde luego, el activismo de los simpatizantes de los distintos precandidatos se manifiesta, y es bueno que así sea, en tales sondeos que no son, claro que no, probabilísticos, es decir, que no pueden ser considerados muestras confiables del total de la población capitalina.
 
Así que no deben irse con la finta los partidarios de nadie si su galla resulta “ganador” en una encuesta de internet: eso no es válido.
 
He visto que, en internet, Gerardo Fernández Noroña y Martí Batres tienen mañs “votos” que Miguel Ángel Mancera y la líder en las encuestas serias, Alejandra Barrales.
 
¿Significa lo anterior que las encuestas de Nodos, Covarrubias y Laredo que se realizan este fin de semana presentarán ese resultado?
 
No es probable que tal ocurra. Porque internet, hay que destacarlo, no solo es un mundo virtual en el que participa la minoría de la población, sino que resulta absolutamente imposible realizar muestras confiables.
 
Es curioso que Noroña y Batres ganen en internet, mientras que en las encuestas que sí se han realizado con todas las de la ley (las de la ley de la estadística y la probabilidad) ellos aparecen bastante atrás de Mancera y, particularmente, de Barrales.
 
Espero que, en unos días, cuando se den a conocer los resultados de los estudios que en este momento se están realizando, nadie grite “¡fraude!” porque no van a coincidir, desde luego que no, con lo que hoy estamos viendo en internet.
 
¿Quién va a ganar? No lo sé, desde luego. Pero si todas las encuestas de vivienda que hasta la fecha se han publicado son ciertas, Barrales quedará en primer lugar, Mancera en segundo, Batres en tercero, Noroña en cuarto y en quinto estará Joel Ortega.
 
¿Puede haber sorpresas? Desde luego que sí. Pero en el mundo de la estadística moderna no suelen presentarse. Pero, en fin, ya lo veremos.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Tambien las encuestas no virtuales no reflejan fielmente la preferencia del elector y van a favor del que derrochó más recursos propagandísticos