miércoles, 18 de enero de 2012

La Copa del Rey la bebemos los plebeyos

En este año olímpico una de las notas relacionadas con Londres 2012 es la participación del equipo norteamericano de baloncesto con figuras de la NBA, es decir una versión renovada de lo que fuera aquel inolvidable 'dream team' de Barcelona 92, lujo para quienes los vimos jugar juntos en esa irrepetible oportunidad, incluso para quienes poco saben de basquet como este servidor. Otra constelación estelar es la que ahora deslumbra desde el viejo continente siempre que chocan los galácticos del Madrid contra los exquisitos del Barcelona, cada juego es un concierto, una nota de filarmónica, un acto de magia, un arcoiris con todo y tesoro; ver jugar a los mejores futbolistas (casi) del planeta es un premio a los muchísimos aficionados al fútbol, que hemos soportado amargos y pesados juegos de equipos de medio pelo, aburridos empates a cero, mediocres partidos de mitad de temporada decididos por un error del árbitro o del portero suplente, somos esa feligresía futbolística a la que se le concede el milagro de ver a sus santos apareciendo vestidos de blanco y de blaugrana para arrodillarnos y gritarles ¡gol!, ¡golazo!, ¡jugadón!, ¡qué bárbaro! La fe mueve montañas y el buen fútbol, cancela citas, pospone comidas 'importantes', prioriza qué hacer hoy a partir de la 1:30 p.m., porque esta tarde un par de 'dream teams' del soccer convierten el fútbol en arte y a los aficionados en los más expertos en el tema de la estética de un balón y muchas patadas. Así es que haga lo posible por disfrutar un episodio más del Barcelona contra el Real Madrid porque como en aquellos Juegos Olímpicos de Barcelona 92, el 'dream team' del baloncesto jamás volvió a ser el mismo y muy probablemente en el caso del fútbol pasarán muchos años, muchos jugadores, muchos partidos, para poder ver este sueño hecho realidad en el que se ha convertido el Barça vs. Real Madrid para quienes amamos el fútbol, después de todo la Copa es del Rey, pero la bebemos nosotros los plebeyos aficionados al deporte más hermoso del mundo y tratándose de un buen vino español, nuestro paladar lo agradece.

Don Balón.

No hay comentarios: