viernes, 9 de diciembre de 2011

Un Cruz Azul verde y blanco ayer en Torreón

Ayer mismo un amigo subió a Twitter que el Santos se 'acruzazulinaba' en la final contra los Tigres y efectivamente así sucedió. Teniendo todo para llevarse una ventaja al juego de vuelta, los llamados Guerreros sucumbieron ante sí mismos, sumamente revolucionados, se pasaron de enjundia y regalaron una expulsión y un descuido en la marca para el gol felino en una noche de comedia de vecindad, primero con un fabuloso tiro de zurda de la Chilindrina Damián Álvarez, después con la aparición de un personaje más, el nada chavo del número 8, Juan Pablo Rodríguez a quien pese a su veteranía se le 'chispoteaba' una fuerza desmedida agrediendo de fea forma a su marcador y entonces intervino un flaco personaje que no era Don Ramón, sino Paul Delgadillo quien no tuvo más que echar a este jugador número 8 del programa; primeros minutos y Santos ya respiraba un harakiri doloroso con el marcador en contra y un hombre menos, Tuca Ferretti ni siquiera festejó el gol, parecía que estaba de espectador en el entrenamiento de otro equipo y no del suyo, inexpresivo y jetón, incómodo tal vez por ir ganando de una forma tan fácil en una noche de zurdazos como ya lo mencionamos, el primero que tuvo destino de gol en el botín de Álvarez, el segundo un potente obús de Oribe Peralta que impactó en el marco de los Tigres y uno más de Jorge Torres Nilo que tapó desde su canal de Panamá el cumplidor defensa Baloy en la segunda mitad.

Precisamente en la segundo lapso Benjamín Galindo prefirió sellar la derrota por la mínima, agregando elementos en el medio campo para contener al triángulo 'equilatigro' Lobos-Alvarez-Salcido quienes llegaban desde el perímetro del área aprovechando todos sus vértices, mejor fórmula matemática en la cancha imposible, al Tuca calculador le resultó una noche de jugosos dividendos, restándole recursos a su rival y obligándolo a multiplicarse.

Si Santos juega como Santos y no como el Cruz Azul en las últimas finales, todavía tiene un chance de competir y arrebatarle el título que ya tiene tomado de una garra el tigre, sino es así, será una final desangelada, de mero trámite, que sólo hará esperar 90 minutos más a los pacientes aficionados neoleoneses para celebrar un merecido título tras casi 3 décadas de espera. 3 hombres clave para Santos este domingo: Oswaldo Sánchez, Daniel Ludueña y Oribe Peralta, buscarán grabar la nueva película de Misión Imposible, sin dobles, sin más efectos especiales que unos cuantos goles, ante miles de extras en la tribuna y por supuesto sin Tom Cruise.

 

Don Balón.

No hay comentarios: