miércoles, 7 de diciembre de 2011

Siempre no cantó con los Gallos ni siquiera un "palomazo"

Finalmente no se arregló Cuauhtémoc Blanco con el equipo queretano, las razones, al parecer diferencias monetarias y una mala experiencia con uno de los patrocinadores Caja Libertad, la noticia que dimos a conocer a manera de columna el día de ayer en este importante blog, se fue cayendo a pedazos conforme transcurrían las horas, todavía por la mañana a David Faitelson le aseguraba la directiva galla que la leyenda americanista se vestiría de azul-negro para el siguiente torneo, cosa que más tarde terminaría por negarse rotundamente. Pero algo pasa en el entorno del “Cuau” porque para la noche La Afición filtraba una nota de esas periféricas que suelen acompañar al veterano jugador, por supuesto nada que ver con el fútbol, resulta que el portal/red social para infieles Ohhtel buscaba hacerse de los servicios del popular Cuauhtémoc Blanco por tratarse, de acuerdo al vocero de este sitio, de una de las personalidades más envidiadas por su éxito con las mujeres. La fama de Cuauhtémoc Blanco tentó a este nuevo sitio de “encuentros personales” al grado de ofrecerle 10 millones de pesos por un contrato de 5 años, con tal de ser el ícono de los infieles en el sitio Ohhtel, casi en automático el representante de Cuauhtémoc declinó la oferta y tampoco se alquiló como elemento de marketing; tal vez faltó alguna oferta en especie con algunas cuantas chicas de por medio.
 
¿Qué destino deportivo le espera a Cuauhtémoc Blanco? Difícil determinarlo, pero eso sí, sin duda seguirá dando de qué hablar sino en las canchas sí en escenarios de reflectores como ha sido a lo largo de los últimos años con este polémico jugador, son mares que navega sin dificultad, llevando esa etiqueta de ídolo que lo acompaña como una sombra curiosamente luminosa. Diferencias de todo tipo con su casi contemporáneo Francisco Palencia, quien se retiro con honores, entregado siempre a su profesión y que todo indica recorrerá el camino de muchos ex futbolistas talentosos para convertirse en un estupendo líder de los banquillos cuando le encomienden las riendas de un equipo de Primera División. Mientras Paco Palencia entregó una despedida con protocolo y procedimiento formal, Cuauhtémoc se niega a retirarse de la propia figura de Cuauhtémoc, el de la popularidad, los escándalos, los 20 minutos, el comercial de refrescos, la “cuauhseñal”, la frase final de “come frutas y verduras”, el ídolo de masas sigue pasándole al tiempo el balón por en medio de las piernas.
 
Don Balón.

No hay comentarios: