jueves, 22 de diciembre de 2011

Los güevos de Aguirre y la tortilla española de Pep

Uno habla de güevos, otro los inculca con buen fútbol a sus dirigidos; uno dice que está apenado por otra derrota o por una nueva eliminación en la Copa del Rey, el otro se expresa con mucha categoría respecto de sus rivales y está orgulloso de su equipo; uno muestra un gesto regañón con una escenografía de canas y cuarenta mil arrugas, el otro una imagen de modelo de perfume caro con escenografía de anti anuncio de shampoo; a uno le dicen El Vasco pero es mexicano, el otro sí es español y su fútbol es universal.
Javier Aguirre se ha propuesto hacer el ridículo y lo ha logrado, hundiendo en el más anunciado de los descensos al cuadro del Zaragoza y ahora cargando con un fracaso más tras la eliminación ante el Alcorcón, ahogado en un ensalivado mar de vascas declaraciones, como todo mal vendedor, como ejemplar pésimo entrenador y como nada humilde personaje que para desprestigio del fútbol mexicano configura hoy la estampa de un deficiente embajador, más parecido a un político priista que a un verdadero triunfador.
Por otro lado Pep Guardiola concibe el fútbol con tiempos y movimientos, sabe en qué sector de la cancha su equipo tiene que jugar a diferentes velocidades pero con precisión, la técnica como eslabón de su cadena de combinaciones que hacen de este deporte un arte gracias a la sincronía blaugrana. Guardiola despreocupado por su renovación de contrato con el equipo catalán sabe que su salida no será por sus malos resultados, sino tal vez, por esa cíclica renovación barcelonés que sucede a todos los niveles, su puesto no podría ser la excepción, pero su futuro estaría asegurado en el timón de las mejores selecciones del planeta.
Los güevos declarativos del Vasco se estrellaron en una sartén de a-cero resultados con el Zaragoza, mientras Guardiola convida a los suyos y a todos los que vemos a su maravilloso equipo una Tortilla Española que en lugar de patatas incorpora patadas mágicas del sabroso Barcelona.


Don Balón.

No hay comentarios: