miércoles, 14 de diciembre de 2011

De Potros de Hierro a Pegasos de lana, gracias a Televisa

Cómo se verían las ferias de pueblo y parques de diversiones, si en lugar de montar el clásico carrusel con sus caballitos dando vueltas, colocaran una versión con pegasos alados suspendidos en el aire divirtiendo a los niños. Imagínese el espectáculo; esa visión alada la tuvieron Miguel Ángel Couchonal y José Antonio García para meterse a una negociación un tanto cuanto temeraria para hacerse de la propiedad del Atlante dejando fuera a Alejandro Burillo. Negociación temeraria porque se trata de apoyarse en un financiamiento de Televisa por medio de un préstamo de 30 millones de dólares, manejados como un pago por adelantado de derechos de transmisión de cinco años, eso explica la 'atlantización' del América que podría seguir en otros torneos cediéndole al equipo de Coapa más jugadores que eventualmente vayan destacando en el cuadro azul-grana, qué pena por ambos equipos, el América no está para ver qué fregados negocios hace con el Atlante, está para recuperar su grandeza, el orgullo de la afición, su tamaño de equipo históricamente ganador, no para hacer un negocito con los potros, recibiendo jugadores de aceptable nivel pero que no resolverán a corto y mediano plazo la profunda crisis americanista, porque Las Águilas no están, con todo respeto para un 'Moi' Muñoz, para un 'Hobbit' Bermúdez, para un 'Piojo' Herrera, están para una re estructuración de fondo, están para unos fichajes de primera, con refuerzos extranjeros que sean figuras y no solamente 'buenos jugadores', ¡qué desprecio por la afición!, ¡qué vulgar desprecio por los americanistas! Y el Atlante aspirando a ser un 'San Luisito' a pelear el descenso hacia una división que conoce bien, con tal de ser proveedor del América a costa de batirse por lo menos por cinco años con el Atlas, los Estudiantes --si se siguen llamando así--, los Xolos; el equipo del pueblo que prioriza una operación financiera para cumplir el capricho de dos ejecutivos, va cabalgando por las nubes de los negocios menospreciando la escasa pero muy fiel tribuna atlantista.

El fútbol mexicano es una forma elegante de llamarle a las mentadas de madre hacia los pobres aficionados.

Don Balón.

No hay comentarios: