martes, 1 de noviembre de 2011

La encuesta AMLO-Ebrard

De la encuesta o las encuestas que decidirán al candidato de izquierda a la presidencia de la República, solo puedo decir que lo correcto es, indudablemente, que no se tome en cuenta la opinión de los ciudadanos que manifiesten estar abiertamente a favor del PRI y del PAN. Es decir, únicamente debe contar la opinión de los mexicanos que simpatizan con el PRD, con el PT y con Movimiento Ciudadano. Cuando mucho, las encuestas para saber quién está mejor posicionado entre Marcelo Ebrard Casaubón y Andrés Manuel López Obrador deben considerar el punto de vista de los votantes independientes.

La izquierda no puede permitir que a su candidato lo elijan enemigos de esta corriente política. Por lo tanto, las encuestas deben incluir numerosos filtros para garantizar que los priistas y panistas no van a intervenir.

Pero, desgraciadamente, ahí está el detalle, diría Cantinflas. Porque Ebrard y la corriente de los chuchos del PRD insisten en una encuesta sin filtros, es decir, en la que se dé la oportunidad de participar a los ciudadanos que abiertamente desprecian a la izquierda. Ebrard defiende tal argumento porque es la única posibilidad que tiene de más o menos emparejarse con López Obrador. Y es verdad, cuando en las encuestas se pregunta la opinión a todos los electores, se reduce la diferencia entre Marcelo y Andrés Manuel. Se reduce, en efecto, pero ni siquiera en tales experimentos Ebrard supera a AMLO, como se vio ayer en la encuesta publicada en Excélsior. Desde luego, si solo se pregunta a los simpatizantes de izquierda y a los independientes la ventaja de López Obrador sobre Ebrard es enorme.

Entiendo que a Ebrard le convenga una metodología más que otra. Pero no estamos ante un programa radiofónico de complacencias musicales ni en un restaurante con el menú abierto para que el cliente pida lo que se le antoje. Estamos ante la decisión más importante de la izquierda en todo el sexenio y se debe hacer lo correcto, no lo conveniente para nadie. Claro está, lo correcto es que al candidato de izquierda lo elija solo la gente de izquierda. Y que al candidato del PRI lo seleccionen solo los priistas, y al del PAN únicamente los panistas.

En fin, en estos días se están terminando de poner de acuerdo los equipos de López Obrador y Ebrard. Bueno, se supone que van a llegar a un acuerdo. A ver si no resulta que los intereses de Ebrard y de los chuchos llevan a la izquierda a un callejón sin salida.

1 comentario:

Anónimo dijo...

¿Para qué se le da tanto crédito a las encuestas si ya sabemos que está amañado?: mcuhos quieren "derribar" en cifras y difusión (mercadotecnia) a AMLLO. Por eso confunden con tanta encuesta y como las interpretan y proselitizan, como aquí. Para eso sirven.
Me encantaría pensar que en México pudiera haber un gobierno de izquierda. Ya le toca. Es la izquirda la que ha hecho todas las propuestas que después el PRI y el PAN usan para ser "populistas"o peor aún: negocios desde el poder (Oportunidades, guarderías, refrigeradores de la CFE, etcétera).
¡El país lo agradecería tanto! Podríamos recobrar el camino.
¿Por qué no hacer artículos sobre la situación de la economía, la agricultura, la pesca, la industria, los mercados internacionales y sus tratados. Educarnos. Enseñarnos a leer el mundo. ¿Por qué el 99% del periodismo se hace sobre el traer y llevar de los políticos curuleros?
No es un juego.