jueves, 10 de noviembre de 2011

GDF: Batres, la opción de la división en la izquierda

Para empezar diré que Martí Batres es un político de izquierda destacado, leal a sus principios, congruente y valiente.

Pero Batres se equivocó al no saber manejar su relación con el jefe de gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard Casaubón, del que fue subordinado varios años.

El señor Batres no entendió que el cargo de secretario Desarrollo Social de la Ciudad de México que ocupaba no era de él, sino que Ebrard simple y sencillamente se lo había prestado y se lo podía quitar en cuanto se le antojara.

Martí Batres solo era “secretario”, es decir, estaba ahí solo para cumplir con las instrucciones que le daba su jefe.

Como funcionario dependiente de Ebrard, el señor Batres no tenía por qué cuestionarlo.

Pero lo hizo, y fuertemente, a propósito de un saludo entre Marcelo Ebrard y Felipe Calderón.

Por esa razón, Ebrard lo despidió, y cuando parecía que por el escándalo Martí Batres crecería en las encuestas, bajó en las mismas, es decir, los ciudadanos del DF no lo premiaron, sino lo castigaron por su indisciplina.

Batres, que está lejos de los líderes en las encuestas para encontrar al candidato de izquierda rumbo al GDF, ha sido usado por el Partido del Trabajo como un instrumento de negociación con el PRD.

Con habilidad, los líderes del PT, que están realizando el mejor trabajo político en la Ciudad de México, declararon falsamente que les gustaba Batres como su candidato (cuando lo cierto es que la candidata de la dirigencia petista es Alejandra Barrales) solo para obligar al PRD a no apoyar con todo al aspirante favorito de Ebrard, Mario Delgado.

Es triste ver cómo en las épocas electorales los aspirantes a los cargos públicos usan a los partidos y los partidos a los aspirantes. Pero así es.

Desde luego, lo mejor que puede hacer la izquierda es ir unida en el Distrito Federal, ya que si no se mantiene la unidad, lo más probable es que el PRI le arrebate la jefatura de gobierno.

Existe, sin duda, una posibilidad real de que la izquierda se divida en el DF: que el PRD nomine a alguien como el procurador Miguel Ángel Mancera o el secretario de Educación local Mario Delgado.

Ninguno de esos dos políticos sería aceptado por el PT que, insisto, prefiere a Barrales.

Así que, en el caso de que el PRD no le dé la candidatura a Barrales, aunque ella encabece todas las encuestas, el PT le ofrecerá que sea su candidata para luchar contra el PRI, el PAN y el propio PRD.

Ahora bien, solo en el caso de que Barrales no aceptara ir con el PT, este partido voltearía a ver a Martí Batres.

Esa es la verdad, no tengan la menor duda.

1 comentario:

Mario González dijo...

La división de la "izquierda" a nivel nacional permea en los diversos contextos locales, y el Distrito Federal no es la excepción, y el PT es la expresión más clara del radicalismo en la división, no se cuestiona la creciente posición de Alejandra Barrales (tanto mediatica como al interior de los propios institutos políticos), no obstante, el respaldo petista a los actores sociales de mayor identidad con determinadas corrientes, como es el caso de Bartres en lo local, y López en lo nacional, normalmente determina sus decisiones finales. En concreto, coincido que será Bartres la opción del PT, ante la eventual negativa de Barrales para representar a este Instituto Político