martes, 8 de noviembre de 2011

El diputado @Adolfo_OriveB clave para el GDF 2012

Es mucho lo que está en juego para la izquierda en la sucesión del jefe de gobierno del Distrito Federal.

1. Para empezar está en juego el control sobre una de las estructuras políticas y administrativas más grandes y con más presupuesto de México.

2. Si la izquierda perdiera, como parece probable, las elecciones presidenciales de 2012, y si al mismo tiempo conserva la jefatura de gobierno capitalina, el gobernante, o la gobernante, de la ciudad de México pasará a ser en automático el líder de la izquierda nacional. Así ha ocurrido durante dos sexenios, el de Cuahutémoc Cárdenas y el de Andrés Manuel López Obrador, y si Marcelo Ebrard no ha podido ser el jefe del izquierdismo mexicano (aunque no se descarta todavía su candidatura presidencial, se debe al hecho de que López Obrador no se lo permitió, basado en la fuerza enorme que a AMLO le dio el haber sido víctima en 2006 de graves irregularidades electorales que le impidieron llegar a Los Pinos.

3. Se ha dicho que si López Obrador es el candidato presidencial de izquierda en 2012, y Ebrard senador el próximo sexenio, en el escenario más probable, que es el de la victoria de Peña Nieto, Ebrard sería el líder de la izquierda desde el Senado. No lo veo así, ya que más fuerza que el senador Ebrard tendría el jefe de gobierno capitalino si el PRD, el PT y Movimiento Ciudadano son capaces de conservar la ciudad.

4. Esa es la razón de que sea tan fuerte y en ocasiones tan desleal la lucha por la candidatura de izquierda a la jefatura de gobierno. Es en este contexto en el que hay que entender la obsesión de Ebrard por su candidato Mario Delgado, que no crece en las encuestas; el enorme gasto de los chuchos por posicionar a Carlos Navarrete, que no termina de consolidarse como un aspirante viable; la intensa difusión que Televisa hace del procurador Miguel Ángel Mancera, quien se ha estancado en el segundo lugar durante los últimos meses y los constantes y bajos ataques que recibe la líder entre los izquierdistas, la diputada Alejandra Barrales.

5. Cualquiera de ellos que gobierne en la ciudad de México el próximo sexenio tendrá no solo el control de una administración pública gigantesca, sino el liderazgo de una de las tres fuerzas políticas más importantes de México.

6. Pero la izquierda no la tiene fácil. Para empezar, el PRI con Beatriz Paredes como candidata encabeza las encuestas. En segundo término, se ha dividido fuertemente el PRD capitalino. Movimiento Ciudadano no tiene todavía una presencia relevante en el Distrito Federal...

7. En este escenario el PT, muy fuerte porque gobierna Iztapalapa, es el principal factor de estabilidad y unidad entre los partidos de izquierda en la capital del país. Y si bien nadie duda del liderazgo que Alberto Anaya tiene sobre el PT nacional, en el DF las decisiones las toma el diputado petisa Adolfo Orive.

8. Es mucho, pues, lo que depende del señor Orive, un político experimentado que sabrá tomar las decisiones correctas.

2 comentarios:

Ulises Blanco dijo...

No coincido. Con López Obrador fuera del panorama, Marcelo, desde las instituciones, desde el senado, tomará su lugar no sólo como jefe de la izquierda, sino como Jefe de la Oposición. con Barrales en el GDF al mando de la estructura territorial.

El panorama pinta muy bien para Macerlo

Alberto M.Flores dijo...

Lamentablemente te falto mencionar a Martí Batres quien firmo con Orive un acuerdo de colaboración respecto a una plataforma de gobierno para la ciudad. Porque no lo mencionas, si en las últimas encuesta siempre aparece??