miércoles, 5 de octubre de 2011

Poncho Romo… 17 años tarde


He escuchado no pocas críticas al empresario Alfonso Romo, el más reciente “adquisición” empresarial realizada por el equipo de Andrés Manuel López Obrador.

No me voy a meter a juzgar si Romo es un buen o mal ciudadano. Solo diré, brevemente, que su incursión en la izquierda llegó 17 años tarde.

Hace 17 años Romo era un “gran empresario”. Hoy, no lo es. Quebró, y no hay más que decir.

Lo normal en la vida empresarial es el éxito seguido del fracaso. Los que hoy están arriba, mañana estarán abajo.

Pero en un mundo como el nuestro en el que las masas se dejan llevar por los triunfadores, es una pena que un empresario destacadísimo hace 17 años no haya apoyado a la izquierda cuando su nombre y su fama tenían un gran valor.

Si Romo, cuando era DON Alfonso Romo, en 1994 hubiera apoyado a Cuauhtémoc Cárdenas, hoy México sería distinto.

No lo hizo porque en 1994, cuando el Poncho semiquebrado de hoy era Poncho el gran magnate, él estaba muy cerca del PRI y de Carlos Salinas y del PAN y de Manuel Clouthier… y estaba muy lejos de Cárdenas y la izquierda.

Cuando dejó de ser importante Poncho fue que decidió olvidarse del PRI y del PAN… y acercarse a la izquierda.

El fracaso lo hizo cambiar de bando y eso es triste.

¿Qué le aportará Poncho Romo a López Obrador? No mucho, no gran cosa. Ese empresario, insisto, llegó a la izquierda nada más con 17 años de retraso.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Nunca es tarde para estar con Lòpez Obrador mi estimada señora, se tenga o no dinero, pobre o rico, empresario o campesino, no importa de donde venga uno, en el movimiento que encabeza AMLO nadie llega tarde, todos llegamos a tiempo para el cambio verdadero. Saludos

Anónimo dijo...

Seguramente, más tarde que temprano se dio cuenta que el PRI y el PAN no apoyan a los empresarios mexicanos.
Ahora los empresarios, y muchos otros sectores habitualmente no aliados a la izquierda -como también ha pasado en otros países- se han dado cuenta de que pueden tener un entorno mucho más eficiente y favorable que el que ofrecen aquellos que venden el país al extranjero.
Además, la izquierda unida con AMLO y Ebrad, dan tranquilidad y esperanza no sólo a los empresarios, sino a mucha, pero mucha gente.
Habrá que cuidar los comicios.
Saludos.