miércoles, 12 de octubre de 2011

Ealy Ortiz premia a Margarita Zavala

No digo que Margarita Zavala, esposa de Felipe Calderón, no merezca el reconocimiento que la Fundación Ealy Ortiz y la Universidad Oviedo le han otorgado por su trabajo contra las adicciones de los niños.

Conozco a Margarita, la he tratado por la convivencia que uno sus hijos y el mayor de los míos tuvieron, hasta el año pasado, en el colegio. Así que me consta que, al margen de que no comparto con ella su ideología conservadora, ha sido una mujer destacada en la política mexicana desde muchos años antes de que su marido llegara a la Presidencia.

Dicho lo anterior, manifestaré mi extrañeza ante el hecho de que una fundación evidentemente ligada al diario El Universal, presidida por Juan Francisco Ealy Ortiz, decida premiar a la esposa del hombre que ocupa el principal cargo en el gobierno de México. Es que, por favor, no es correcto que un diario hago eso, ya que se supone que el periodismo debería ser crítico del poder.

Me dirán que no necesariamente el periodismo tiene ser crítico con el gobierno. Está bien, acepto esa tesis: es legítimo que la línea editorial de un diario coincida, sin corrupción de por medio, con un partido o una administración pública. Respeto, pues, la línea editorial de El Universal. Si por convicción Ealy Ortiz y sus editores aprueban lo que hace Felipe Calderón, me parece perfectamente válido.

Pero una cosa es aprobar y hasta defender a un gobierno, y otra premiar a la familia de quien está en el poder. Habiendo en México tantas mujeres que luchan contra las  adicciones de los niños y los jóvenes, es de muy mal gusto que se premie a la única de ellas que reside en Los Pinos.

Insisto, no discuto los méritos de Margarita Zavala. Y con sinceridad digo que si, antes de 2006, la Fundación Ealy Ortiz la hubiera premiado, yo habría aplaudido esa acción. Pero, ¿premiar a Margarita cuando está en el poder? Peor aún, ¿que la premie una Fundación ligada a un diario? Es algo que no beneficia ni al diario ni a la galardonada.

Entiendo que Margarita Zavala no haya rechazado, por elemental sentido de las relaciones públicas, ese premio. Pero segura estoy de que cuando se enteró del reconocimiento no mejoró, sino empeoró, la opinión que ella tiene del periodismo practicado en El Universal.

No hay comentarios: