martes, 6 de septiembre de 2011

Larrazábal, un lastre para el PAN

Cuando empezaba a publicar mis columnas en http://www.sdpnoticias.com/ firmé una en la que decía que los izquierdistas radicales o extremistas del tipo de Gerardo Fernández Noroña eran un lastre para el movimiento de Andrés Manuel López Obrador.

Los seguidores de Noroña me criticaron bastante y hasta recibí no pocas ofensas por mencionar eso que es, desde mi forma de ver el mundo de la política, una gran verdad.

Más de un año después, sigo pensando lo mismo y creo que las encuestas no me dejan mentir.

Y es que si bien la popularidad de AMLO es elevada, continúa con importantes niveles de rechazo que le impiden crecer lo que le hace falta para alcanzar al líder entre los presidenciables, Enrique Peña Nieto.

Tales niveles de rechazo los fortalecen las actitudes excesivamente agresivas de algunos personajes que, como Noroña (pero no es el único) han hecho del ataque a los valores de las clases medias (empresariales, burgueses) su estilo de debate.

Claro está, también el PRI y el PAN tienen sus lastres.

En el priismo el principal pasivo se llama Humberto Moreira, líder nacional del partido. Él cuando fue gobernador lo hizo tan mal, y además recurrió al engaño para el manejo de la deuda de Coahuila, que en cuanto pase la tormenta del Casino Royale de Monterrey volverá a estar en el centro de las críticas que, evidentemente, no podrá eludir.

Es un hecho que si Peña Nieto quiere minimizar el riesgo de un tropezón que lo ponga fuera de combate en la carrera presidencial, tendrá que exigir a Moreira que se haga a un lado porque, sin duda, es más lo que estorba que lo que ayuda.

Pero los actuales son tiempos del Casino Royale y del político que es el principal lastre para el PAN, Fernando Larrazábal, alcalde de Monterrey.

No solo porque es uno de los principales operadores electorales de Felipe Calderón en Nuevo León, sino sobre todo porque se había convertido en el coordinador de la precampaña presidencial del secretario de Hacienda, Ernesto Cordero, Larrazábal debe irse de inmediato para no dañar más a su partido.

Sé que en el PAN analizan con todo cuidado qué hacer con Larrazábal. En mi opinión, si los panistas quieren volver a tener posibilidades electorales de éxito, tendrán que obligarlo que renuncie a la alcaldía regiomontana y a que se retire, por un largo periodo, del partido.

No hay comentarios: