martes, 13 de septiembre de 2011

¿Ha fracasado la #CaravanaSur?


Leyendo la columna que hoy publica Gustavo Sánchez (@gust_sanchez) en SDPnoticias.com, realmente me preocupo y me entristezco. Es que, de nuevo, estamos ante otra irrefutable evidencia de que en México nunca pasa nada, nada positivo en términos de cambio social al menos, y de que es imposible que se consoliden los liderazgos limpios y sin los lastres de la política como el del poeta Javier Sicilia.

“Así están las cosas”, dice Gustavo Sánchez: “La Caravana se ha vuelto, dicho está, como cubrir misas a las que le ha faltado mucho al sermón del padre, más acompañamiento de feligreses y una pizca de arrepentimiento”. Esto significa que a la segunda caravana de Sicilia le han hecho falta seguidores y discursos novedosos. De ahí que no haya logrado ni la décima parte de la atención que tuvo la primera.

La culpa es de los medios, desde luego, a los que ya no les parece sorprendente y, por lo mismo, ya no consideran noticioso el mensaje bien estructurado y hasta bello y poético de Javier Sicilia. Pero así son los medios que, en todo el mundo, suelen poner la atención en lo llamativo y no en lo importante. Como hombre que ha dedicado su vida a las redacciones, Sicilia debería saberlo y, por lo tanto, buscar fórmulas para resolver el problema. No digo que no las haya buscado, pero es un hecho que no las ha encontrado.

Ahora bien, si el movimiento del poeta se ha “desinflado” también es culpa del propio poeta. Sin criticar sus razones que lo llevaron a pasar una temporada en Europa visitando a su hija y a su nieto, Javier Sicilia no estuvo en México cuando ocurrió el hecho violento que mayor impacto ha tenido en nuestra sociedad y que, es un hecho, mayor difusión tuvo en el mundo: el ataque al Casino Royale de Monterrey que dejó más de 50 muertos y cuyas consecuencias todavía no alcanzamos a entender.

El líder de las víctimas no estuvo en Monterrey cuando debió haber estado presente. Pudo haber regresado antes a México para apersonarse en el Casino Royale, pero no lo hizo. Y ya en el país, pudo haber retrasado un día su gira al sur para visitar en Monterrey a los familiares de los muertos, pero no lo hizo.

Al poeta le faltaron reflejos. Le sigue sobrando buena voluntad y carisma, pero no bastan para consolidar un liderazgo.

Javier Sicilia tal vez dirá que él no puede actuar en función de la coyuntura, sino basado en un plan y en una estrategia bien pensada. Si eso dice o piensa, se equivoca. Porque Sicilia es, nadie puede dudarlo, un producto de la coyuntura: sin la tragedia personal que lo atrapó, él no sería el líder que actualmente es.

Supongo que, en algún momento después de que concluya la #CaravanaSur, Sicilia recordará que el peor acto de barbarie de la guerra perdida de Calderón ocurrió en Monterrey y procederá a estar en esa ciudad en la que, cuando fue atacado el Casino Royale, su presencia hizo falta. Pero no sé si su presencia ahí, después de tanto tiempo, siga siendo imprescindible.

2 comentarios:

Mariana N dijo...

Creo que estas columnas se generan a partir justo de lo que los medios nacionales han difundido o dejado de difundir. Yo he seguido el recorrido de la Caravana y las noticias en medios locales son muchas, así como la asistencia de víctimas y de la sociedad que sale y se une a las marchas por la paz y actos públicos.

Algo me queda claro, tal vez, como tú dices Sicilia no haya encontrado un discurso llamativo para captar las cámaras ni para fortalecer su liderazgo, pero en primera, no creo que sea su objetivo, y segunda, me parece que es reconocido por las misma gente, por las víctimas y familias desmembradas y no por los medios. Eso lo hace más legítimo ante la sociedad, dejar de posar en las cámaras que tanto han criticado y tejer con las bases, con las comunidades más marginadas, con las voces de quienes han padecido al violencia y la injusticia por parte de las autoridades competentes.

Anónimo dijo...

Sin duda en México carecemos de la solidaridad de fundir nuestras fuerzas por uan misma causa para poder hacer reaccionar a las autoridades que sin temor a los juicios políticos o mínimo a las consecuencias de sus actos NO PASA NADA, Cuando los mexicanos nos eduquemos siendo solidarios y tolerantes pero unidos este pueblo habrá madurado, para ello necesitamos seguir alzando la voz y pidiendo que la educación sea la principal vitamina de nuestra inteligencia.
@oraziobarmez