jueves, 15 de septiembre de 2011

El valiente Gómez Leyva al sonoro rugir de Peña Nieto

Ciro, Ciro. De dar pena el señor Gómez Leyva. ¿Dónde quedó el valiente periodista del Canal 40 original? Se perdió en el agujero negro de los juegos del poder.

Hoy, carambas, su columna es de colección, es decir, directa y sin escalas será uno de los capítulos principales de la antología del periodismo entregado al poder en los tiempos del PAN previos al ¿inevitable? regreso del PRI a la Presidencia.

Se pasó usted desde el mismísimo título, señor Gómez Leyva: “Peña Nieto gritará hoy: ‘¡Síganme mis valientes!’…”.

Y, el más valiente de todos, don Ciro es el primero que se apunta en la cargada de Enrique Peña Nieto que, como dice el mismo columnista que dicen en Toluca, no estaba muerta, “nomás estaba atarantada”.

No tiene desperdicio la columna de este jueves de Ciro Gómez Leyva y a las pruebas me remito:

“Este mediodía tendrá lugar en el Teatro Morelos de Toluca el lanzamiento de la candidatura presidencial de Enrique Peña Nieto. Nadie lo va a investir, pero la cargada apoteósica no dejará lugar a dudas. El PRI, todo el PRI, quiere todo con él y hoy le dejará constancia de que ansía entregársele frenéticamente”.

“Ningún priista con aspiraciones a lo que sea querrá dejar pasar la oportunidad de ser visto y tocado por el ‘hombre’, el ‘líder indiscutido’ que, están convencidos, los llevará de vuelta a Los Pinos y palomeará listas y repartirá chambas. Once años de gobiernos panistas no sirvieron para erradicar la cultura de la cargada, la bufalada”.

Que no está erradicada la cultura de la bufalada lo prueba el propio Gómez Leyva con su texto de hoy. Qué bárbaro. Hasta con Luis Donaldo Colosio compara a Enrique Peña Nieto:

“Sin semifinalista enfrente, podrá concentrarse en diseñar y preparar la estrategia para vencer a Cordero, Creel, Josefina, Ebrard o López Obrador. Y eso excita a los tricolores. No vivían algo así desde 1993 con Luis Donaldo Colosio”.

El colmo.

Y mientras la prensa libre, objetiva e independiente se lanza ya, como los dinosaurios del viejo PRI, a apoyar con todo a Peña Nieto, México sigue profundizando sus crisis económica, de seguridad, educativa y de moralidad púbica que no se resolverán, sino que empeorarán, con tamañas lambisconerías.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Sí. Este teatro ya lo hemos visto repetidamente. Los mexicanos de a pie, ya lo conocemos. Y no hay finta lograda.

Es para hacer creer. Pero los mexicanos de a pie ya estamos curados de espanto. Pero claro, el nivel, no deja de asombrar. Y quieren girar forzadamente el faro de donde sí está.

Saludos