martes, 16 de agosto de 2011

Warren Buffett, un peligro para Estados Unidos

Aunque es uno de los dos o tres hombres más ricos del mundo, el señor Warren Buffett pronto empezará a ser calificado como “Un peligro para Estados Unidos”. Digo, eso de proponer que los ricos paguen más impuestos (pagan en promedio el 15% contra el 36% que pagan los trabajadores) es populismo barato.

Supongo que Emilio Azcárraga, Carlos Slim y Lorenzo Zambrano se estarán preguntando cuándo fue que el señor Buffett se hizo pejista. Digo, porque es demagogia izquierdosa eso de exigir que el gobierno estadounidense deje de consentir a los multimillonarios.

Qué bárbaro, el señor Buffett es todo un traidor a su clase. Digo, qué puntadas recordar a la opinión pública que mientras los ricos se dan la gran vida los pobres y las clases medias de Estados Unidos pelean en Afganistán.

Se volvió loco Warren Buffet. Quizá se trastornó por el cáncer de Hugo Chávez o por las puntadas seniles de Fidel Castro. Digo, porque eso de decir que el mundo está al revés solo porque los pobres y la clase media contribuyen más que los acaudalados a mantener al gobierno, pues es una idea comunista que ya no viene al caso.

Basta. Habrá que callar pronto al señor Buffett, antes de que su ejemplo cunda. Digo, eso de andar con confesiones, como que no es ético a estas alturas del capitalismo.

Carambas, dirán Azcárraga, Slim y Zambrano, que ya se calle la chachalaca Buffett, que ya no diga que si él pagó en impuestos federales 6 millones 938 mil 744 dólares, no es tanto dinero, ya que apenas es el 17.4% de sus ingresos, esto es, que el es el que menos pagó en su oficina, ya que sus empleados pagaron el 36% de impuestos.

Que se calle, por Dios, que ya no diga que conoce a megarricos dispuestos a pagar más impuestos. Ya, Warren, tranquilo, ve al terapeuta y cierra la boca. Digo, es lo que deben estar pensando sus colegas mexicanos a los que, ni por locura súbita, se les ocurriría esa diabólica idea de pagar tantos impuestos como los pobres y las clases medias.

1 comentario:

CUERUDO dijo...

Articulo irónico, que ojalá sirva para reflexionar sobre los excesos y desigualdades del sistema al que percibimos como normal, porque así esta legislado por una runfla de rufianes que se hacen pasar por "representantes del pueblo".
Esa locura, puesta de ese modo es deleznable para los compinches multimillonarios tal como lo mencionas, pero puesto al alcance de todos, confunde, crea incertidumbre, nuevamente se refuerzan los mecanismos de siglos que someten sutilmente conciencias para controlar y manipular a los DEMAS. Hoy la sugerencia es creer, no en los poderes divinos, sino en la cuestionable intensión de GENEROSIDAD Y ARREPENTIMIENTO, de quienes sin escrúpulos han medrado por siglos.