martes, 23 de agosto de 2011

Reprobado en la tabla del uno

No se necesita ser un pedagogo experto para entender que lo más fácil en matemáticas es la tabla del uno. De hecho, hasta antes de la llegada de Calderón a Los Pinos no se sabía de nadie en la historia de la humanidad que hubiese reprobado un examen de matemáticas en el que al alumno solo se le pregunte por la tabla del uno.

El señor Felipe Calderón dijo en la ceremonia de inicio de clases, acompañado por la inefable Elba Esther Gordillo, que gobernar es tan difícil como un examen de matemáticas. Debe serlo porque el señor Calderón evidentemente ha reprobado de todas, todas.

El país es un desastre en lo económico, ya que no hay generación de empleos y las empresas mexicanas cada día enfrentan más dificultades para sobrevivir. Es un desastre en lo social, ya que ha aumentado, solo en los últimos años, exponencialmente el número de pobres. Es un desastre en lo político porque no solo revivió el fraude electoral en las elecciones de 2006, sino que ha renacido, todavía más temible, el dinosaurio priista. Y ni para qué hablar del desastre que el país es en materia de seguridad, creo que los más de 40 mil muertos lo dicen todo y no es necesario añadir nada.

De que México está en muy malas condiciones no puede haber la menor duda. En demasiadas ciudades ya es un infierno vivir. Todo el que puede hacerlo, está cambiando su residencia al extranjero. Sí, estamos en problemas.

Por fortuna, con la esperanza de alivio no se siente el padecer. Ya pronto terminará el sexenio atroz. Se están cumpliendo los tiempos políticos y no tarda Calderón en marcharse.

No digo que necesariamente lo que venga será mejor. Pero ni siquiera el probable regreso del PRI podría ser peor. Ha sido tan malo el gobierno de Calderón que la gente, desesperada, está pensando en este momento en que inclusive es preferible volver al pasado.

No soy optimista, imposible serlo. Pero, como millones de mexicanos, iré con entusiasmo a las urnas electorales el próximo año. No voy a caer en la tentación, que es mucha, del voto en blanco. Reflexionaré muy bien y apoyaré, en su momento, a la opción política que en mi opinión represente la mejor alternativa al desastre que ha sido la segunda administración panista.

Calderón ha roto varios records mundiales, como el de generar más pobres en menos tiempo, como el de inventar más rápido la más absurda guerra. Hoy podemos decir que si, como él dice, gobernar es tan difícil como un examen de matemáticas, Calderón lo ha reprobado. Ni siquiera supo resolver correctamente la tabla del uno, lo que es otra marca universal.

No hay comentarios: