jueves, 25 de agosto de 2011

Peña Nieto y el pasivo de Moreira

Enrique Peña Nieto no había cometido errores graves. Y, excepto el asunto de la niña Paulette, no había enfrentado problemas importantes que le afectaran en su imagen. De ahí su “éxito”.

Tal vez sin un gran talento, pero disciplinado y obediente, desde hace años Peña Nieto se puso en manos de Carlos Salinas de Gortari y este, un genio de la perversidad política, decidió que el todavía gobernador del Estado de México recorriera un largo camino rumbo a la Presidencia de la República no solo asesorado por Televisa, sino con base en una campaña de marketing diseñada y ejecutada por Televisa.

En esa televisora, una de las principales en el mundo, aceptaron el reto de llevar a alguien al poder utilizando las técnicas publicitarias creadas para vender refrescos y papas fritas.

Pusieron Emilio Azcárraga Jean y Bernardo Gómez Martínez una sola condición: que nunca, por ningún motivo, Enrique Peña Nieto se saliera del guión diseñado por los expertos en propaganda en los que Televisa más confía.

Peña Nieto se sometió y le ha dado resultado: hoy encabeza, con mucha ventaja, todas las encuestas de preferencias electorales.

Está claro que si no comete un error importante, para sus adversarios del PRI y del PAN resultará muy difícil vencerlo. Si no comete un error…

Ya se vio, con el caso Paulette que afectó al político mexiquense, que nadie es inmune al escándalo. Esa vez Peña Nieto la libró porque el problema se dio mucho tiempo antes de los comicios presidenciales y porque pudo argumentar, lo que era en cierto sentido la verdad, que no fueron su culpa, sino de su equipo, las fallas en la investigación por el homicidio de la menor.

Pero ahora, con Humberto Moreira, está Enrique Peña Nieto cometiendo su primer error de gran tamaño, lo que claramente le va a complicar las cosas en 2012 si no hace algo contundente para resolverlo.

¿Moreira es un error de Peña Nieto? Evidentemente. Porque fue Peña Nieto el que lo llevó a la presidencia nacional del PRI. Televisa no intervino porque, a priori, tal nombramiento no afectaba la imagen del mexiquense. Y a Salinas le pareció bien porque Moreira no parecía traer grandes pasivos y porque, se suponía, reforzaba la alianza del salinismo con la maestra Elba Esther Gordillo.

La primera vez, en su carrera hacia la Presidencia, que Peña Nieto actuaba solo, se equivocó. Pensó que Humberto Moreira era la mejor opción para dirigir al PRI, y lo impuso frente a otras opciones.

Así que, como Moreira es un hombre en el PRI, a Peña Nieto le beneficiará todo lo bueno que haga el ex gobernador coahuilense. Y, en la misma lógica, a Peña Nieto le perjudicará todo lo malo que haga Moreira.

Ahora ya está claro que Humberto Moreira es más un problema que una solución para Enrique Peña Nieto. Por diez razones:


1.- Dejó a Coahuila en una situación de quiebra financiera.

2.- Engañó a las autoridades federales y a empresas calificadoras internacionales con el tema de la deuda coahuilense.

3.- Dejó a Coahuila en la peor situación de inseguridad posible.

4.- Su estilo pendenciero , totalmente opuesto al estilo “tranquilo” de Peña Nieto, resta y no suma al PRI.

5.- Los excesos de su vida personal empiezan a trascender.

6.- Hizo, nepotista en extremo, algo a lo que no se habían atrevido ni los más autoritarios priistas: dejar a su hermano en el gobierno de Coahuila.

7.- Está claro que en el PAN ya le tomaron la medida: saben los panistas que Moreira es el punto débil de Peña Nieto, y lo van a seguir golpeando.

8.- Carece de nivel intelectual, o al menos no lo exhibe en sus declaraciones públicas.

9.- Elba Esther Gordillo, siempre pragmática, se empieza a alejar de Humberto Moreira.

10. Se lleva muy mal con algunos de los más importantes gobernadores priistas del país.


Por esas razones, está clara la conveniencia, para Peña Nieto, de deshacerse a la brevedad posible de Humberto Moreira. ¿Lo hará? Veremos que es lo que deciden Salinas y Televisa, que deben estar mucho más preocupados que el mexiquense por la mala fama de Humberto Moreira.

2 comentarios:

Alberto Ruiz dijo...

El gober guapísimo (como dicen las señoras más informadas) tiene pasivos más importantes, de hecho, en el closet hay hasta cadáveres, si lo quisiéramos comparar con alguién, te puedo decir que el mas pior que Montiel y casi como Madrazo

Anónimo dijo...

parece publicidad pagada de televisa