domingo, 21 de agosto de 2011

De Torreón y la guerra perdida

Hoy por la mañana, desde muy temprano, dediqué tiempo para revisar los principales diarios de la ciudad de Coahuila y, palabras más, palabras menos, esto es lo que me encontré:

En Milenio Diario (Coahuila): Viven en TSM momentos de pánico. Autoridades reportan un policía municipal lesionado. Suspenden partido entre Santos Laguna y Morelia.

En Vanguardia: Caos entre jugadores y aficionados. Terror por balacera en juego de Santos. Suspenden encuentro por tiroteo entre autoridades y presuntos delincuentes afuera del TSM, que deja un policía herido.

En Zócalo de Saltillo: Frenan ráfagas de metralleta al fútbol mexicano. Aterrorizan narcos estadio del Santos.  Miedo, familias con hijos pequeños pecho tierra, aficionados invadiendo el terreno de juego y jugadores huyendo al desastre terrible balacera.

En El Siglo de Torreón: Pánico en el estadio. Balacera afuera del TSM durante el partido Santos - Morelia conmociona a la Laguna.

En el Zócalo de Piedras Negras: Suspenden partido por balacera. Aterrorizan narcos estadio del Santos. El ataque provocó pánico entre miles de aficionados que buscaban dónde refugiarse; los jugadores huyeron a los vestidores.

Al igual que en otras ocasiones, veo que esta nota trasciende a la prensa extranjera. Quizá porque hechos como estos ya no son controlados a nivel local. En el diario El País me encuentro con: "Un tiroteo obliga a suspender un partido de fútbol en México".

Y es que, qué más debiéramos suspender por el número de tiroteos que hoy en nuestro país se viven a diario. Es cosa de todos los días, a todas horas. Estamos viviendo en un territorio casi perdido y en condiciones ya ingobernables, todo por las acciones federales, para el gusto de muchos erradas.

Lo que hoy vivimos son estallidos de coches bomba, granadas lanzadas contra población indefensa, asesinatos a candidatos para gobernador, cosa de cada mes los asesinatos a alcaldes, alerta por otra ola de feminicidos, y ahora, tiroteos en un estadio durante un partido de fútbol.

¿Qué se puede esperar de un gobierno que sostiene y mantiene el argumento de que las medidas y acciones tomadas son las correctas? Nada, ya nada. Nos toca esperar a que termine el sexenio y veamos en qué condiciones deja Felipe Calderón y su absurda guerra perdida contra el narco a nuestro México.

No hay comentarios: