martes, 9 de agosto de 2011

De @Es_Asi y experiencias nocivas en Twitter



Hace algunos días, estando en mi habitual lugar de trabajo, vi sobre el escritorio (siempre compartido) un libro con título y firma de un perfil tuitero auto definido como una "mujer que dice lo que tod@s piensan pero nadie dice de las mujeres, hombres, relaciones y otras cosillas más".

El libro llegó, por puño y letra, dedicado para un amigo mío quien me vio con curiosidad muy interesada en el libro "tuitero". Y es que, nos resulta ahora muy normal que nos presentemos o firmemos textos anteponiendo una arroba a nuestro nombre. Un libro ya no es la excepción. 

Aviso a la autora que dedicó el libro a mi amigo que tomé el texto (prestado) y lo estuve leyendo durante los últimos días. 

Escribo sobre esto porque el fin de semana pasado, compartiendo la mesa con familia Colmenares, alguien platicaba de la nada sobre una reseña publicada hablando del mismo libro "@Es_Asi". Con buenas referencias pero sin mayor conocimiento sobre él, yo les empecé a platicar lo que me pasó al empezar al leerlo. Cosa curiosa que compartiré aquí con ustedes... Simples reflexiones a las que el inicio de esta lectura me llevó. Las mías pueden ser las de cualquiera, y por eso las hago suyas. 

Todos los que estamos inmersos en el ruidoso mundo de la información y de la inmediatez de las redes sociales no nos hemos preocupado todavía por los efectos secundarios que ellas tienen en nuestra mente y en la vida cotidiana. Al fabricar una identidad "social" sin siquiera conocernos a nosotros mismos, influimos en otros que quizá nunca conozcamos o lleguemos a conocer.

Es interesante revisar el cómo realmente influye la vida virtual en la real. Cuando empezamos a descomponer nuestra percepción de las relaciones que tenemos nos podemos dar cuenta del mal uso que le damos a estas redes. ¿Cómo? ¿Cuándo? Cuando tenemos problemas en la vida real con nuestros más cercanos por algo que se dijo en un "tuiteo". Así de simple.

"@Es_Asi" llama la atención porque se atreve a decir lo que otros no. Un perfil fabricado por quién sabe quién que ha llevado hasta un libro interesantes ideas "atrevidas" con la advertencia implícita de que al leerlas podremos caer en el veinte que a nosotros no nos ha caído todavía.

Lo que en la sobremesa del fin de semana platiqué es del cómo inicia el texto "@Es_Asi". Una forma MUY provocadora para darnos cuenta de cómo usamos las redes para auto lastimarnos, sabotearnos y caer en percepciones que siempre serán virtuales. ¿Por qué? Porque todo lo que pasa en la red no siempre se queda en la red. Influye de una forma, a veces enfermiza, en nuestra vida cotidiana y en nuestras relaciones.

Habla @Es_Asi al inicio de su texto de cómo antes era penado, o incluso castigado, estar metiéndose en la vida de los demás. Es cosa mal vista estar "espiando", el deber ser nos indica eso desde siempre. Y lo que nosotros hacemos en las redes es ver a diario cómo el otro o la otra vive sin nosotros, cómo ya nos superó, cómo se divierte y sigue su vida sin nosotros estar presentes. Una locura que no puede más que enloquecer, una y otra vez, hasta acabar con relaciones y con nuestra estabilidad. Dice la autora: "es una especie de permiso de invasión a la privacidad no privada". "Somos víctimas de nuestra propia libertad. La obsesión y los problemas creados por las redes sociales se han vuelto parte cotidiana de nuestra vida emocional."

Interesante texto de @Es_Asi que puede hacer reflexionar a cualquiera de nosotros. Vale la pena entender por qué y para qué usamos una vida virtual que a veces rebasa nuestra cordura y nos hace confundirla con la vida real. 

Mi recomendación para todos los usuarios de Twitter es mantenerse alerta de esta terrible confusión. Lo real y lo virtual no son ni serán lo mismo. Nunca. Y cuando encuentren en librerías algún texto firmado por autores tuiteros, es decir, que antepongan la arroba a su nombre, habrá que leerlos. Porque toda experiencia en redes es valiosa por sí misma. 

No hay comentarios: