miércoles, 27 de julio de 2011

Terrorismo en Noruega, EZLN y voto en blanco en México

En uno de los blogs de El País http://blogs.elpais.com/aguas-internacionales/2011/07/podemos-estar-tranquilos-anders-behring-breivik-esta-loco.html el señor Ramón Lobo puso el dedo en la llaga: Anders Behring Breivik no es un fanático terrorista, sino un loco, así que “podemos estar tranquilos”, en el mundo occidental si acaso perderemos la razón y mataremos, en nuestras locuras, a unos cuantos o a unos muchos, pero terroristas no hay por acá, excepto unas cuantas bandas perfectamente controladas como ETA.

Así quiere ver las cosas alguna gente del mundo desarrollado después de los atentados de Noruega: Como Anders Behring Breivik, cito a Ramón Lobo, “no tiene barba ni piel aceitunada ni turbante ni habla en idiomas incomprensibles”, como “no es un 'Otro', de los que salen en la televisión armados con un Kaláshnikov, uno que entra como un guante en los estereotipos”, pues en Europa (y en América y el resto del mundo “occidental”) no hay razones para alarmarse.

Eso sí, dice el bloguero que he mencionado, “cuando son islámicos los asesinos no los llamamos locos, solo fanáticos”. Y cita el señor Lobo a Verónica Calderón: “Si es blanco es uno; si es árabe son todos”.

Pero lo de Noruega, guste o no, fue un acto terrorista que debemos atribuir a la extrema derecha que solo en el llamado Occidente existe.

Para muchos es algo parecido a un misterio por qué pudo darse una tragedia terrorista provocada por gente de dentro, no de fuera, en un rico y pacífico país como Noruega, cuya sociedad ha sido considerada casi el paraíso.

¿Por qué un ciudadano noruego, blanco, cristiano, joven (32 años de edad) actuó de esa manera?

Anders Behring Breivik lo hizo nada más que para enviar “una potente señal al pueblo” asestando “un golpe lo más duro posible al Partido Laboral, con el objetivo de que al partido le resultara difícil atraer a nuevos miembros”.

O sea, ¿se trató de un crimen por razones partidistas? Algo habrá de eso ya que Breivik no solo fue el responsable del atentado con explosivos contra un edificio gubernamental en Oslo, sino también del tiroteo en un campo de verano para las juventudes del Partido Laboral de Noruega.

Pero no solo lo hizo para evitar el avance de los laboristas, sino también para salvar a Noruega de una posible colonización musulmana.

A este fanático, que no loco, le repugna el multiculturalismo, algo con lo que están de acuerdo casi todos los que militan en la extrema derecha occidental.

No fue un loco, claro que no, el autor de los atentados en Noruega, sino un fanático terrorista de extrema derecha que, sobre todo, ha caído en las conductas criminales por la falta de confianza en la democracia.

Y como los extremos se tocan, pues, nada, que Anders Behring Breivik, antes de los atentados estudió las tácticas empleadas por otros “decepcionados” del sistema democrático, como nuestros izquierdistas del Ejército Zapatista de Liberación Nacional.

Aclaro que esa no es ninguna infamia de la prensa derechista, sino que lo leí en la web de la revista Proceso http://www.proceso.com.mx/?p=277154:

En la página mil 484 del manifiesto '2083 Una Declaración de la Independencia Europea' (2083. A European Declaration of Independence), presuntamente subido a internet por el propio multihomicida, se señala: ‘El levantamiento zapatista en México es un ejemplo de una revolución contemporánea común que contiene fuertes lazos de solidaridad con la gente irlandesa común’...”.

Habrá que tener cuidado con los movimientos a favor del voto en blanco en México (voto a favor de nadie, en contra de todos) ya que algunos, como el del poeta Javier Sicilia, están emparentados con el EZLN, la antidemocrática organización que si no inspiró, al menos fue analizada por el terrorista blanco y cristiano Anders Behring Breivik.

No hay comentarios: