sábado, 16 de julio de 2011

GDF: ¿Quién responde por la muerte de la bonita maestra?

En el gobierno del Distrito Federal todos los funcionarios están pensando en el 2012, todos, ¡absolutamente todos!, valga la expresión, se imaginan con cargo nuevo a partir del próximo año. Unos porque, ilusos, sueñan con que Marcelo Ebrard Casaubón, actual jefe de gobierno, será primero candidato presidencial y después presidente de México y otros, como Mario Delgado, Miguel Ángel Mancera y Alejandro Rojas Díaz-Durán, porque se ven sentados en la silla que hoy ocupa Ebrard.

Así que pocos hacen su trabajo en el gobierno de la ciudad, como lo demuestra una terrible e indignante nota publicada hoy sábado en Reforma firmada por Ricardo Rivera:

“Jazmín Jiménez, una maestra de bachillerato de 29 años, se ofreció como voluntaria para subir a una tirolesa en una demostración de la Unidad de Seguridad Escolar (USE) de la Secretaría de Seguridad Pública del DF, pero algo salió mal y murió. Ahora, a dos meses, la USE ha suspendido sus actividades en escuelas y la familia de la víctima busca llevar ante la justicia a las autoridades involucradas.

“Todo ocurrió el 17 de mayo en una feria de salud y prevención del delito en el Cetis 29, en Cuajimalpa. Jazmín, profesora de informática, subió a la tirolesa que instalaron los policías, pero a la mitad del camino la línea de anclaje que sostenía a la cuerda se fracturó y ella cayó de 2.5 metros. Cinco días después, falleció por traumatismo craneoencefálico severo.

“El abogado de la familia, quien pidió omitir su nombre, dijo que no se proporcionó un casco a la maestra, la tirolesa no contaba con una segunda línea de anclaje y no había presencia de paramédicos.

“Tres agentes de la USE fueron removidos de sus funciones mientras se determina su situación jurídica”

“Jazmín Jiménez era la profesora más bonita de la escuela y a sus alumnos siempre les regalaba una sonrisa, pero todo cambió cuando cayó de la tirolesa que instaló la Policía del DF”. Eso es dramático, horroroso, un crimen producto de la negligencia. Ha trascendido por la denuncia de la familia de la víctima que busca se haga justicia, algo que no ha ocurrido, y probablemente no ocurrirá, ¡bendita impunidad!, en un gobierno en el que todos, ¡absolutamente todos! sus integrantes piensan solo en el 2012, lo que no les deja tiempo para atender sus elementales obligaciones.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Debemos levantar la voz, no puede quedar impune la muerte de Jaz