viernes, 15 de julio de 2011

El estrés… ¡de la banca!

No soy experta en finanzas, pero conozco un poco de psicología ya que alguna clase sobre esa materia llevé cuando estudiaba pedagogía. Así que, en cuanto leí en la prensa española que se aplicarán test de estés a los bancos ibéricos pensé: “¿Y ahora por qué los economistas toman términos psicológicos para medir cuestiones financieras?”. Y mientras me decía que los psicólogos no han tenido necesidad de recurrir a otras ciencias para crear su terminología científica, abrí una página de internet especializada y, ¡qué decepción!, leí lo siguiente: “El término estrés proviene de la física y la arquitectura y se refiere a la fuerza que se aplica a un objeto, que puede deformarlo o romperlo”. Vaya cosa.

Sea como fuere, el estrés se usa sobre todo en psicología y hace referencia “a ciertos acontecimientos en los cuáles nos encontramos con situaciones que implican demandas fuertes para el individuo, que pueden agotar sus recursos de afrontamiento”.

En física, si el estrés puede romper a un objeto por fuerte que sea, en psicología puede romper al individuo… y en economía el estrés puede quebrar al sistema bancario.

Por eso en Europa se han puesto de moda las pruebas de estrés a los bancos, para saber si van a resistir los embates de una crisis económica que nomás no cede en el viejo continente y que cada día parece agravarse, sobre todo cuando se sabe que no solo España, Portugal, Grecia e Irlanda están en serios problemas, sino también Italia, que había sido un país políticamente inestable pero más o menos fuerte en términos económicos… No lo es más. Y, como Italia, una de las mayores economías del mundo, la británica, podría acelerar su crisis…

Y bueno, todo eso es poca cosa si consideramos que el mayor deudor del mundo, Estados Unidos, jamás podrá cumplir con sus gigantescos compromisos financieros…

Hoy toda la prensa española dedica amplias notas a las pruebas de estrés que se aplican a sus bancos. No es la primera vez que pasa. Hace un año leí en El País la respuesta a la pregunta de qué son los “stress test”. Y son simplemente pruebas para demostrar la solvencia del sector financiero europeo y que sus bancos no están tan mal como algunos creen. Es decir, no se trata de medidas para diagnosticar objetivamente un problema económico, sino de algo parecido a la propaganda, a través de la cual se busca convencer a los inversionistas que sí están angustiados, de que los bancos están en disposición de superar un empeoramiento de la economía”.

Pero, ¿lo están?

En realidad, no lo sé. Por lo que leo, hay más pesimismo que optimismo. Los principales analistas no ven salida a un problema monetario que afecta a todo el mundo, sobre todo a Europa y a Estados Unidos. Habrá que esperar para saber si el mundo resistirá o no otra dura prueba económica. Por lo pronto, la única recomendación que podría hacer, si me la pidieran, sería la de que debemos ser todavía mucho más austeros y cuidadosos en el manejo del poco o mucho dinero que tengamos. Porque podría acabarse o terminar por perder su valor.

No hay comentarios: