martes, 19 de julio de 2011

De Murdoch a Azcárraga

El News of the World era el suplemento dominical del tabloide británico The Sun. Con un tiraje de 2.8 millones de ejemplares, fue hasta hace muy poco tiempo la mayor publicación del Reino Unido. Perteneció al grupo News International, división del consorcio mediático News Corporation, propiedad del magnate Rupert Murdoch.

Murdoch cerró el dominical, con 168 años de historia, por un escándalo de espionaje telefónico. En noviembre de 2006, el reportero Clive Goodman confesó haber realizado escuchas telefónicas a la realeza. Goodman, quien fue arrestado, contrató para eso a un detective privado, Glen Mulcaire, condenado a seis meses de prisión. En su momento, Andy Coulson, director del News of the world, renunció por el escándalo.

No solo espiaron a miembros de la realeza, sino también a políticos y actores, como el vice primer ministro, John Prescott; el alcalde de Londres, Boris Johnson; la modelo Elle MacPherson; los actores Jude Law y Gwyneth Paltrow; el ministro de Finanzas, George Osborne; un representante de la familia de Dodi al Fayed, quien fuera amante de Lady Di; el ex primer ministro Gordon Brown; el abogado David Mills; la diseñadora Kelly Hoppen; el comentarista de deportes Andy Gray y a otras 4 mil personalidades públicas, además de familiares de víctimas de atentados terroristas, soldados heridos y familiares de caídos en las guerras de Afganistán e Irak. Lo más escandaloso fue que espiaron a una niña víctima de un secuestro.

El responsable principal del espionaje es Andy Coulson, quien de director de la publicación pasó a ser director de Comunicación de David Cameron, primer ministro británico. Renunció y fue detenido.

Otra responsable es Rebekah Brooks, ex directora de News of the world en 2002 cuando un reportero del dominical escuchó y borró mensajes de voz dejados en el celular de la desaparecida adolescente de 13 años Milley Dowler, que después apareció asesinada. Brooks, directora de News International, renunció, fue detenida y liberada bajo fianza. Es una de las personas más cercanas a Rupert Murdoch.

También renunció Les Hinton, ex director de News International y director de Dow Jones Company, compañía que publica en Estados Unidos el influyente The Wall Street Journal.

Varios periodistas del dominical han sido detenidos, lo mismo que el detective privado que realizaba el espionaje. El escándalo afecta fuertemente al primer ministro británico David Cameron, amigo íntimo de Rebekah Brooks y Andy Coulson.

Fue James Murdoch, hijo de Rupert Murdoch y presidente de News International, el que anunció que News of the world dejaba de publicarse por causa del escándalo.

Murdoch ha tenido que retirar una oferta para adquirir la totalidad de las acciones del canal británico BSkyB, lo que, si se concretaba, le daría al magnate mediático el control de un monopolio.

La policía británica también está implicada ya que proporcionó a la publicación de Murdoch números confidenciales de teléfono de víctimas de ataques terroristas, de políticos y de miembros de la Casa Real. Ya dejó su cargo el jefe de la policía británica, Scotland Yard , Sir Paul Stephenson. Hizo lo mismo John Yates, comisionado de la Policía Metropolitana de Londres.

Murdoch es uno de los magnates mediáticos más poderosos del mundo. Posee medios de comunicación en muchos lugares, como la cadena

News, Sky, The Wall Street Journal, y emplea a 53 mil personas. A pesar de eso, hoy pide perdón por un escándalo y ve desmoronarse su imperio (el valor de las acciones de sus empresas no deja de caer).

¿Sería esperable algo así en México que, digamos, afectara a Emilio Azcárraga Jean? No. ¿En qué se diferencia Murdoch de Azcárraga? En los países en los que operan. En el primer mundo hay moral pública. En el tercero, no. No en nuestro México donde los que mandan hace todo eso y más.

No hay comentarios: