miércoles, 22 de junio de 2011

Si matan a los periodistas, matan a la libertad

El lunes 20 de junio, pocas horas después de que fuera asesinado en su casa del Puerto de Veracruz el periodista Miguel Ángel López, de Notiver, junto a su esposa y uno de sus hijos, encontré en internet las siguientes noticias:



1.- “Un grupo de sicarios asesina en México a un periodista y un fotógrafo de Veracruz”: Europa Press.

2.- “Asesinan a tiros a un periodista, a su mujer y a su hijo en Veracruz”: El mundo

3.- “Asesinado en México un periodista, su esposa y su hijo”: El País.

4.- “Asesinan a un periodista mexicano, a su mujer y a su hijo”: ABC.

5.- “Asesinan a un periodista mexicano, a su mujer y a su hijo”: Qué.

6.- “Matan a periodista, a su esposa e hijo”: Perú 21.

7.- “México: asesinan a tiros a periodista junto con su esposa e hijo en Veracruz”: BBC

8.- “Asesinan a periodista, a su esposa e hijo en México”: Nuevo Herald.

9.- “Un periodista de asuntos de seguridad es asesinado en su casa a balazos”: CNN México.


10.- “Asesinan a periodista y a su familia en Veracruz”: El Universal.

11.- “Matan a periodista y familia en Veracruz”: Reforma.

12.- “Asesinan a reportero de Veracruz junto con su esposa e hijo”: Proceso.

13.- “Asesinan a Miguel Ángel”: Notiver.

14.- “Lamenta Duarte el crimen de periodista y su familia en Veracruz”: Radio Fórmula.

15.- “Un mes trágico para la prensa mexicana”: Terra


16.- “Matan a un periodista, a la esposa y a su hijo en Veracruz”: ¡Ehui! 

17.- “Asesinan a periodista de diario veracruzano junto con su esposa y su hijo”: La Jornada.

18.- “Instruye Duarte investigar homicidio de periodista”: Milenio.

19.- “Ya son cuatro los periodistas asesinados en 30 días en México”: Vanguardia.

20.- “Asesinan a periodista de Veracruz”: El Informador.

21.- “Atribuye gobernador homicidio de reportero al crimen organizado”: SDPnoticias.

22.- “Asesinan a periodista en su casa en Veracruz”: TV Azteca


Tuvo un impacto importante, inclusive fuera de México, la noticia de la ejecución de ese periodista veracruzano, también conocido como Milo Vela. Pero no era la primera información de ese tipo generada en nuestro país durante el mes de junio.

En efecto, como dice la nota de Terra citada anteriormente, junio ha sido un mes trágico para la prensa mexicana, ya que durante el mismo tres periodistas han sido hallados asesinados, mientras que el jefe de redacción de un diario se encuentra desaparecido. 

Seis días antes del asesinato de Milo Vela en Veracruz, en Sonora fue asesinado el periodista Pablo Ruelas Barraza, de El Diario del Yaqui y El Regional de Sonora.

Antes, en junio 10, el jefe de redacción del diario Novedades de Acapulco, Marco Antonio López, fue secuestrado en un bar.

Y al iniciar junio fue localizado, en Veracruz, el cadáver de Noel López Olguín de Noticias de Acayucan y La Verdad que había sido secuestrado dos meses antes por un comando armado.

Por hechos como los anteriores, que son parte ya, por desgracia, de la “normalidad” de la guerra contra el narcotráfico, a principios de junio, en Ginebra, Suiza, un informe del relator de la ONU para la libertad de opinión y expresión catalogó a México como el país de América más peligroso para la prensa, con 66 periodistas asesinados y 12 desaparecidos en diez años. Terrible estadística.

Sobre este tema, que a todos nos debe alarmar, el columnista de Excélsior Jorge Fernández Menéndez publicó hoy miércoles 22 de junio un texto que, por su importancia, voy a resumir enseguida http://excelsior.com.mx/index.php?m=nota&id_nota=710304

Fernández Menéndez empieza diciendo que ha quedado sin castigo el crimen del periodista Raúl Gibbs de abril de 2005: “Nunca se aclaró el asesinato de Gibbs, las autoridades entonces quisieron hacerlo pasar como un crimen pasional. Las averiguaciones previas, que fueron abandonadas en su momento, indicaban relaciones directas con esa muerte de funcionarios locales. El crimen quedó impune. Como han ido quedando impunes una larga serie de asesinatos, secuestros, desapariciones de periodistas en Veracruz y a lo largo y ancho del territorio nacional. Más de 70, según algunas organizaciones de derechos humanos”. 

El columnista de Excélsior pone el dedo en la llaga al mencionar que “de los cerca de 70 asesinatos y desapariciones de periodistas que han ocurrido en los últimos años, ni uno solo ha sido resuelto… No hay un solo sicario, un solo asesino, un solo autor intelectual detenido. Y eso ha abierto una suerte de temporada de caza contra comunicadores y medios. Existe una fiscalía especializada en la PGR, todos los casos tienen averiguaciones abiertas en cada uno de los estados, pero no pasa nada o se intenta desviar las investigaciones con argumentos, como ocurrió en el caso Gibbs, de crímenes pasionales o económicos. Seguramente, entre los 70 periodistas muertos o desaparecidos, algunos han sufrido esa suerte por razones diferentes del ejercicio de su profesión. Seguramente, también, como argumentan off the record algunas autoridades, algunos de ellos murieron por ser parte, directa o indirectamente, de grupos criminales, y fueron objeto de venganzas”.

“Pero muchos otros simplemente estaban cumpliendo con su trabajo, informando a la gente de lo que sucedía en su región, en su estado, en su municipio. Muchos fueron asesinados para silenciarlos a ellos, pero en muchas otras ocasiones simplemente para intimidar, obligar al silencio, imponer la autocensura, como ha ocurrido ya en gran cantidad de lugares, sobre todo en el norte del país… Son crímenes sin costos para los delincuentes, sean del fuero común o del crimen organizado… Los periodistas no necesitamos un esquema de protección especial, distinto al de otros sectores sociales: nuestra labor profesional, en ese ámbito, no debe diferenciarse de la de un médico, un ingeniero o un obrero. El Estado debe brindar protección por encima de las habilidades profesionales. Sin embargo,  lo que está ocurriendo es que, al perpetuarse la impunidad en los asesinatos de periodistas, lo que se está vulnerando es uno de los derechos fundamentales de una sociedad: el derecho a expresarse libremente y a estar bien informada. Ninguna democracia puede sobrevivir sin esos derechos”.

En efecto, ninguna democracia está a salvo sin una prensa libre y la que tenemos en México empieza a ser esclava de la mafia que la está silenciando a balazos. Urge detener esta barbarie.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

El grave problema de nuestro país, es que no se respeta la libertad de expresión, no solo en la política, periodismo, y demás ámbitos... Incluso en las pequeñas sociedades, en las escuelas, en las empresas... Sino formamos una educación desde los mas pequeños a respetar las opiniones o comentarios de los demás, simplemente son los resultados, hoy en día; el crimen organizado es consecuencia, de los malos valores de nuestros gobernantes, y de la sociedad en general... Muy buen artículo, un abrazo...

@Molo_Atlas

Paulo Hernández

Anónimo dijo...

Si tienes toda la razón. Sobre todo que ya éste último, sobrepasó los limites de contar con la elemental seguridad de las garantías individuales, cobardía extrema. Pero,¿por dónde comenzar? ¿Qué hacer? ¿A quién reclamar la larguísima lista de asesinatos sin resolver a periodistas y políticos? Desde 1994 con la muerte de Colosio, impera la desconfianza, la impunidad y las aguas bien turbias y revueltas. Confiémos, no hay mal que dure 100 años ni pueblo que lo resista. Un saludo desde Malinalco.