miércoles, 15 de junio de 2011

Se perdió Monterrey, se perderá México

Dentro y fuera de México se ha dicho hasta la saciedad, en los últimos dos años, que si en la guerra del narco de Felipe Calderón se perdía la ciudad de Monterrey, inmediatamente después se iba a perder todo México.

No es exagerada la expresión anterior dada la importancia económica, demográfica y, sobre todo, simbólica de la otrora capital empresarial de la República Mexicana.

Monterrey, en efecto, es la tercera ciudad más grande del país (después del Distrito Federal y de Guadalajara) y, desde el siglo XIX, ha sido la sede de los más relevantes desarrollos industriales, comerciales y financieros.

La primera gran industria a gran escala en América Latina surgió en Monterrey, la Cervecería Cuauhtémoc (hoy en manos de holandeses, desgraciadamente) y no han sido pocas las innovaciones tecnológicas que en sus fábricas se han generado.

Por donde se le quiera ver, la importancia de Monterrey es enorme para México. Por eso, en todas partes se decía que si se perdía Monterrey, se iba a perder México.

Pues bien, me temo que la derrota de la llamada Sultana del Norte ya se dio. Solo en las últimas 24 horas ha habido más de 15 muertos en esa ciudad, dos de ellos, por cierto, escoltas del gobernador priista de Nuevo León, Rodrigo Medina.

Qué mensaje en contra del principal político nuevoleonés. ¿Está en riesgo la vida del gobernador Medina? Lo más probable sea que sí. Ni hablar, esa es la verdad.

La inseguridad, en los últimos dos años, ha acabado con la calidad de vida de los regiomontanos, que era simple y sencillamente envidiable.

Casi todos los empresarios destacados de Monterrey se han ido a Europa o a Estados Unidos. El Tecnológico de Monterrey, que durante décadas recibió a miles de estudiantes del resto del país y aun del extranjero, se está quedando vacío. La vida nocturna ha desaparecido en la capital de Nuevo León. La gente vive con miedo, y el miedo la paraliza, la vuelve improductiva.

“Si se pierde Monterrey, se pierde México”, es una frase muchas veces escrita y pronunciada dentro y fuera de nuestro país.

Pues bien, como ha dicho el alcalde de San Pedro Garza García, Mauricio Fernández, Monterrey ya se perdió. ¿Se perderá México ahora? Lamentablemente no hay razones para el optimismo.

5 comentarios:

Alberto Aviña Spears dijo...

me impresiono esta parte q dice: El Tecnológico de Monterrey, que durante décadas recibió a miles de estudiantes del resto del país y aun del extranjero, se está quedando vacío., así es! y no descarto q hijos de narcos estudien ahi

Daniel Martínez dijo...

Vivo en Monterrey, una ciudad que lamentablemente esta en una situación difícil pero NO perdida. Aun somos muchos los que seguimos aquí desde nuestra trinchera, haciendo lo que nos toca a cada uno. No soy un gran empresario pero si tengo una pequeña empresa que da empleo a una docena de personas que buscamos el desarrollo y bienestar de nuestras familias. Y a mi alrededor hay muchos como yo, buscando la manera de seguir adelante y revertir la situación negativa que prevalece. Hay un efecto de solidaridad y responsabilidad colectiva que ha creado unión y organización entre los vecinos para procurar la seguridad. Así que dentro de todo lo negativo surgen iniciativas positivas que van forjando un nuevo perfil de ciudadano.
Reitero, la ciudad NO esta perdida estamos en una situación muy difícil pero saldremos adelante.

Krusty dijo...

Monterrey no está perdida, se necesita mucho más para acabar con nosotros, ¿el país? quizá se pierda pero Monterrey resistirá mucho más,es por enfrentar momentos como el que estamos viviendo que somos una comunidad grande. Creo que la autora no sabe de lo que habla cuando afirma que Monterrey ha caído.

Anónimo dijo...

Me pesa estar de acuerdo con la autora en este tema, creo que en muchos sentidos tiene razón, si bien se refiere a Monterrey por la importancia que explica, creo que no es la única entidad que se esta perdiendo...

Dorotea dijo...

Ciertamente muchos han salido huyendo de la situación, otros, simplemente no se sabe dónde están, la ciudad si tiene mucho menos movimiento que antes y la gente más miedo.
La vida sigue para todos de la forma en que la conocen y aunque para unos cuantos la vida sigue siendo el trabajo, la familia y el hogar, desgraciadamente muchos mexicanos lo único que han conocido es abuso, corrupción, maltrato, discriminación, odio y ganas de venganza entre otras cosas. No es ningún sector en particular, más bien creo que es general y mientras éstas características mayoritarias de nuestro país no cambien no habrá solución. No podemos esperar resultados distintos a la esencia.
Yo creo que México lleva muchos años perdido y para encontrarlo hay que definir primero que buscamos.