domingo, 8 de mayo de 2011

En paz y por la paz, marchemos ¡No más sangre!

Hoy, domingo 8 de mayo, siendo las 5 de la mañana y tantos, escribo en silencio.

Me levanto y preparo para ir a la marcha por la paz y la justicia que a la capital ha llegado para dirigirse al centro histórico.

Soy una más de miles de mexicanos que reclaman el derecho de vivir en paz.

Hoy, como nunca, los mexicanos expresamos unidad a través del reclamo de nuestra seguridad que nos ha quitado el gobierno federal.

El silencio de los manifestantes lo dice todo, hoy sobran las palabras.

Somos nosotros México. Una vida digna y justa llegará con el cambio que todos buscamos. Debemos ser los principales promotores a través de lo racional y haciendo conciencia en torno a lo que tanto daño ha hecho a nuestra nación y a las familias mexicanas. Por eso y por muchas razones es tiempo de participar de forma individual, para que en conjunto seamos capaces de llevar a lo alto lo que por derecho nos corresponde.

Digamos NO a las acciones del gobierno que hoy tiene hundido a nuestro país. Digamos YA BASTA DE SANGRE a la guerra perdida de Felipe Calderón. Elijamos hoy no quedarnos quietos frente al dolor que es de todos. México es nuestro y somos nosotros. Con nuestra participación, en cualquiera de sus formas, quizá logremos que México salga adelante y nos dé lo que es nuestro.

Por los inocentes, por los familiares de las víctimas, por los más de 40 mil muertos, por la corrupta clase política mexicana, por nuestro sistema de justicia que genera tanta impunidad, por la desesperanza y el dolor de todos los mexicanos me uno, una vez más, al llamado del señor Javier Sicilia para decir ¡estamos hasta la madre!

1 comentario:

Anónimo dijo...

Por dejarles a nuestros hijos y nietos y México limpio!