lunes, 2 de mayo de 2011

El sucesor de Bin Laden, mucho más radical

Un tipo, en el palenque, se acerca al gallero experto y le pregunta que cuál de los dos gallos que van a enfrentarse es “el bueno”.

El gallero le dice que “el bueno” es el gallo giro, lo que lleva al preguntón a apostar una buena cantidad a este animal.

Pero al giro, en cuanto empieza la pelea, rápidamente lo destrozan.

El tipo que había apostado por ese gallo perdió una fortuna, por lo que se fue con el gallero a reclamarle: “Usted me dijo que ese gallo era el bueno, y mire cómo lo dejaron”.

El gallero, sin alterarse, replica: “No le mentí, el gallo bueno era ese; el otro era el hijo de la chingada”.
Versiones de esa historia empezarán a contarse en cuanto opere el sucesor de Bin Laden: “Era un buenazo Osama, en cambio qué hijo de la chingada es quien lo ha reemplazado”.

Es que, leo en El Mundo de España, que “hay una buena noticia para el mundo: Osama Bin Laden está 'fuera de servicio'...". Pero también hay una mala noticia: “su sucesor es Ayman Al-Zawahiri… considerado como el hombre que radicalizó a Bin Laden en los años ochenta”.

Al-Zawahiri fue miembro de la versión más radical de los Hermanos Musulmanes. Cito a El Mundo de Madrid: “Al-Zawahiri, nacido en Egipto e involucrado en el asesinato del presidente de ese país, Anuar el Sadat, fue un miembro de ese grupo antes de convertirse en el principal ideólogo de Al Qaeda y, según muchos, en su virtual líder, relegando a Bin Laden a un papel ornamental”.

Como Bin Laden que era ingeniero, Al-Zawahiri tuvo una buena educación: es médico. Y, como Bin Laden, Al-Zawahiri entiende la política. Los diferencia la crueldad: Si Bin Laden nunca disfrutó atormentando a nadie, Al-Zawahiri es un maestro de la tortura.

Los que le conocen dicen que Al-Zawahiri es el ideólogo de Al Qaeda, y fue él “quien convenció a Bin Laden”, según El mundo, "de la necesidad de atacar 'al enemigo lejano' (léase Estados Unidos) en lugar de a los gobiernos regionales, para restaurar la pureza del Islam”.

De acuerdo a El Mundo, toda la vida de Ayman Al-Zawahiri “es una exhibición de radicalidad”. Por eso, la mujer de Al-Zawahiri, Azza, “prefirió morir sepultada en los escombros de un bombardeo estadounidense antes de permitir que los hombres que trataban de rescatarla pudieran ver suncara”.
Son de espanto los siguientes datos: el sucesor de Bin Laden lleva en la clandestinidad alrededor de 47 años, es decir, desde los 15: “A esa edad, Al-Zawahiri empezó a organizar grupos de Hermanos Musulmanes en Egipto."

Y es que la ideología es el mayor activo, pero también el mayor problema, de Al-Zawahiri, de quien se dice que había marginado en los últimos años a Bin Laden de la dirección de Al Qaeda.
A diferencia de Bin Laden, Al-Zawahiri es incapaz de negociar, de buscar aliados, siquiera circunstanciales. Es un carnicero.

No hay comentarios: