domingo, 1 de mayo de 2011

Bin Laden

Entiendo la felicidad de los estadounidenses que bailan de gusto por la muerte de Osama Bin Laden… ¿La entiendo? Sí, por cuanto Bin Laden dirigió el más espantoso ataque contra Estados Unidos en toda su historia, aquel que acabó con las Torres Gemelas en Nueva York. Entiendo, en efecto, tales manifestaciones de júbilo, pero no las aplaudo. Porque no es festejando la muerte del criminal como se va a acabar con el crimen. Todo lo contrario, eso lo único que garantiza es que aumenten las rivalidades, se incremente el odio y se consolide el deseo de venganza. Triste mundo en el que vivimos.
Mañana, con más tiempo y mayor información, analizaré en este blog el significado de la muerte de Bin Laden.

2 comentarios:

srgonzalez dijo...

Excelente reflexión

roberto dijo...

Es entendible el sentimiento que demuestran porque les permite cerrar un ciclo, un ciclo difícil que duró una década que para quienes perdieron familiares el 11-09 seguro les pareció un siglo.
Es ademas una manifestación mas de la manera en que el gobierno de USA garantiza justicia para sus ciudadanos, algo que muchos países, sobre todo el nuestro, deberían aprender.