martes, 10 de mayo de 2011

Al Pacino, Travolta y el cine de mafia

Viene una nueva película sobre las mafias de Estados Unidos: “Gotti: Three Generations”. Su guión se basa en la vida de un elegante capo del Bronx, John Gotti, que será interpretado por John Travolta. Participará en el filme, también, el actor Al Pacino, que fue lanzado al estrellato por su papel en la cinta de mafiosos más importante de todos los tiempos: “El Padrino”. Pacino, de 71 años de edad, será Neil Dellacroce, uno de los mentores de Gotti.

Seguramente será una película taquillera que yo, lo admito, ya tengo ganas de ver. Es una pena que su estreno esté previsto para 2013. Pero sabré esperar.

En la película sobre Gotti actuarán además de Travolta y Pacino, Kelly Preston, mujer de Travolta en la vida real; la hija de esta pareja, Ella Blue, y la polémica Lindsay Lohan, quien por sus enredos con la justicia por haber robado un collar en Los Angeles no deberá batallar para interpretar a la mujer de John Gotti.

Por alguna razón psicológica que no alcanzo a comprender son fascinantes, para el público que asiste a las salas de cine, las historias de mafiosos, sobre todo si tienen tanto carisma y son tan refinados como Michael Corleone, un personaje de ficción creado por Mario Puzo, y John Gotti, un bandido de verdad.

¿Quién fue John Gotti? Hijo de un inmigrante napolitano y de una norteamericana de clase baja, nació en 1940 en el barrio neoyorquino del Bronx. Desde niño se entregó a la violencia. Hábil con los puños, muy pronto formó parte de las bandas de delincuentes juveniles de Brooklyn, a donde la familia se había mudado. A los 14 años de edad resultó herido por haber participado en un asalto, y a los 16 abandonó la escuela en forma definitiva para unirse a un grupo que robaba automóviles.

Antes de ingresar a la mafia, con la familia Gambino, fue arrestado varias veces. Inicialmente fue reclutado por los Gambino como matón. Realizó tan bien su trabajo que lo ascendieron rápidamente a saqueador, pero se confió en el robo de materiales de construcción del aeropuerto John F. Kennedy, y fue arrestado.

En 1980, accidentalmente, un vecino atropelló y mató al hijo de Gotti. Su esposa le exigió venganza al capo y el vecino fue ejecutado. Cinco años más tarde, John Gotti se convirtió en el jefe de los Gambino. Solo un lustro pudo realizar sus funciones criminales ya que, en 1990, fue arrestado. Tenía 51 años de edad y se le condenó a cadena perpetua. Estuvo en prisión 10 años aislado hasta que murió de cáncer. Su funeral fue un espectáculo de ostentación. Gotti, que siempre fue un mafioso elegantísimo, gozó de un cortejo fúnebre integrado por más de cien automóviles entre los que había no pocas limusinas.

John Gotti fue, mientras vivió, por cruel, refinado y distinguido, un capo absolutamente cinematográfico. Nadie mejor que John Travolta para llevarlo al cine.

1 comentario:

Jorge Arturo Díaz de Sandi dijo...

Interesantes comentarios que nos invita a querer ver el filme ya, aunque estamos muy lejos de poder verlo. Sin duda, será una historia que refrendará la larga cadena de la mafia en Estados Unidos y los actores cuidadosamente seleccionados harán de este trabajo un filme que dejará huella en el público. Gracias por informarnos. Saludos. Ing. Jorge Arturo Díaz de Sandi C.