jueves, 7 de abril de 2011

#MarchaNacional desde Cuernavaca, Morelos

La unión entre mexicanos aparece raras veces. Y siempre ante las grandes crisis. Histórico día el de ayer para millones de nosotros, fundidos en un todo a nivel nacional con una sola intención y en un acto de solemne solidaridad. Trascendiendo el límite de la distancia, muchos otros mexicanos en países extranjeros se sumaron a la pacífica movilización que, por la tarde del miércoles 6 de abril, tuvo lugar en muchos y distintos puntos del país. ¡Qué movilización hubo, en las calles y en las redes sociales!

Lo que yo pueda relatar se quedará corto, pues las palabras siguen siendo cosa limitada para expresar lo vivido y sufrido a causa de la violencia y de una absurda guerra. Los hechos, el número de muertos y la respuesta de la gente a la enorme necesidad de poner un alto tanto a políticos omisos como a criminales, hablan ya por sí solos. Hablan de un error garrafal de quien enloquece por querer tener la razón en algo que, evidentemente, ha destruido a la nación.

Ayer me di la oportunidad de participar en la principal caminata ciudadana por la paz y la justicia en Cuernavaca, Morelos. La marcha fue encabezada por los padres de familia de las víctimas de la Guardería ABC, por el conocido poeta Javier Sicilia, padre del asesinado Juan Francisco, y por familiares y amigos de las otras víctimas.

Arrancamos desde la glorieta de la Paloma de la Paz, hasta llegar al zócalo morelense. La ciudadanía respondió al llamado del señor Sicilia de una forma mucho muy conmovedora. Vestidos de blanco, flores rojas y blancas en manos de muchos. Pancartas y mantas con reclamos en tono desesperado. Gestos fraternales entre todos los presentes. Escenas que guardaré en mi memoria al haber estado cerca de los más cercanos a las víctimas.

Durante la caminata la gente gritaba, entre otras cosas: "Autoridades omisas, el pueblo se organiza", "México quiere paz, el gobierno es incapaz", "Más poesía, menos policía", "México despierta, están matando a tus hijos", "Con justicia y dignidad, Morelos quiere paz", "Morelos no es cuartel, fuera el ejército de él", "Javier Sicilia, esta es tu familia".

Y es que, no podemos hablar del crimen organizado sin hablar de nuestro gobierno corrupto. Las autoridades, quizá una vez más, se mostrarán indiferentes ante los hechos. El resultado de esto será que ellos, al dejar sus funciones o cargos públicos, no podrán vivir tranquilos en este, nuestro México sumido ya en las secuelas de los daños producto de una brutal violencia.

A pesar de ello, sigo convencida de que es posible un cambio. Es un hecho, la ciudadanía ya lo está buscando.

No hay comentarios: