sábado, 2 de abril de 2011

Lozano el “non grato”

¿Puede un funcionario importante del gobierno federal; hablo de nada más ni nada menos que del secretario del Trabajo; puede, reitero, un colaborador cercanísimo de Felipe Calderón, de su círculo íntimo, alguien con el que comparte la toma de decisiones, aparecer de pronto, así nada más porque sí, en cualquier estado de la república no para tratar asuntos propios de su función con el gobernador o con los secretarios estatales, sino más bien para, todo lo contrario, reunirse con los peores enemigos del gobernante local en una clara provocación política? No, la respuesta es no. Un miembro del gabinete federal que actúe así, lo único que hace es enturbiar las relaciones entre el titular del ejecutivo y el gobierno estatal del que se trate.

Pues bien, eso hizo ayer viernes, en Veracruz, el señor Javier Lozano Alarcón, @JLozanoA en twitter. En sus horas de trabajo, en día hábil, no en su tiempo libre. En vez de atender en esa bella entidad asuntos de trabajo, Lozano ocupó su tiempo (escoltado, por cierto, por patrullas de la policía federal) en reunirse a grillar, abiertamente, en público, con el excandidato a gobernador del PAN, Miguel Ángel Yunes, en una abierta provocación al gobernador Javier Duarte.

Eso motivó que Duarte, de reflejos políticos rápidos, saliera hoy sábado a denunciar, ante los medios, que el activismo de Lozano ponía en riesgo la relación del gobierno de Veracruz con el gobierno federal. Dijo Duarte, en una fuerte declaración que, como mínimo, tendría que llevar a Felipe Calderón a regañar a su subordinado Javier Lozano: “Me sorprende y me agravia, como responsable del gobierno del estado, que autoridades federales, en un día hábil y sin ningún recato, estén haciendo proselitismo por un partido político”. Evidentemente molesto, Duarte le preguntó a Javier Lozano si su visita a Veracruz, en horas de trabajo, fue a título personal o a nombre del gobierno de Calderón, porque en este último caso se trataría de una “provocación al gobierno del estado y ustedes han sido testigos de la voluntad de construir puentes, de llevar una buena relación con las autoridades federales, pero funcionarios como él, hacen que esa relación se rompa, provocan rispidez, tensión, provocan que lo que hemos podido construir se caiga”.

Está claro que Javier Lozano ha decidido, como estrategia de posicionamiento, buscar el escándalo por el escándalo mismo. Quiere de esa manera volverse popular y convertirse en una de las opciones del PAN para las presidenciales de 2012. Eso podría funcionarle, pero perjudica al gobierno federal que ve lastimadas sus relaciones con el segundo estado más grande del país.

Por andar haciendo “turismo político”, el gobernador Duarte declaró persona “non grata” al secretario Lozano. Esto sería suficiente, en cualquier gobierno medianamente preocupado por la eficacia, para que Calderón obligara a su subordinado a ya callarse la boca y a tratar de arreglar el problema. Pero no, en vez de guardar silencio ante el reclamo justo de Javier Duarte, Lozano se lanzó a twitter a victimizarse. Pero así le fue. El secretario del trabajo recibió una aplastante mayoría de mensajes negativos de parte de ciudadanos usuarios de esa red social que ya están hartos de que sus funcionarios, que a final de cuentas son empleados del pueblo, se la pasen en cualquier cosa, sobre todo en la grilla, menos atendido sus responsabilidades legales.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Mi muy admirada N. Colmenares felicidades es lo menos que se puede decir de un patan vividor como javier lozano "secretario del trabajo", la mafia que gobierna al pais son de la misma calaña.

Anónimo dijo...

Javier Lozano es un trepador, sostuvo una reunión con los Yunes y los del Pan para ofrecerles y acordar desvío de recursos de los programas federales.

Te leo

Anónimo dijo...

Lamentable vergonzoso y un aviso clarisimo de lo q viene en guerra sucia y recursos del estado para 2012...

Anónimo dijo...

Felicidades, gracias por compartir tu punto de vista!