jueves, 31 de marzo de 2011

Octavio Paz

Octavio Paz nació en la Ciudad de México el 31 de marzo de 1914, hoy hace 97 años.  Su abuelo, Ireneo, escritor liberal, fue soldado del ejército de Porfirio Díaz y su padre, Octavio, fue abogado de Emiliano Zapata. De niño vivió en Estados Unidos, donde cursó sus primeros estudios. La preparatoria la estudió en la capital mexicana. Y su carrera universitaria, de leyes y filosofía, la desarrolló en la Universidad Nacional. Visitó España durante la guerra civil y apoyó a la causa republicana. Fue diplomático, poeta y escribió ensayos memorables como “El laberinto de la soledad”. En 1990 se le entregó el premio Nobel de Literatura.

Como un modesto homenaje reproduzco algunas frases suyas, algunos versos que encontré por aquí y por allá:


“Nuestra indiferencia ante la muerte es la otra cara de nuestra indiferencia ante la vida”.


"El arte de morir es como jugar a las escondidas, pero debes saber cómo jugarlo, porque es un arte muy delicado... y difícil".


“¿La vida, cuándo fue de veras nuestra?, 
¿cuándo somos de veras lo que somos?, 
bien mirado no somos, nunca somos 
a solas sino vértigo y vacío, 
muecas en el espejo, horror y vómito, 
nunca la vida es nuestra, es de los otros”.



“México está solo como cada uno de sus hijos. El mexicano y la mexicanidad se definen como viva conciencia de la soledad, histórica y personal”.


“Has muerto, camarada,
En el ardiente amanecer del mundo.
Has muerto cuando apenas
Tu mundo, nuestro mundo, amanecía.
Llevabas en los ojos, en el pecho,
Tras el gesto implacable en la boca,
Un claro sonreír, un alba pura”.



“No basta con oír a los otros, es necesaria una crítica despiadada de nosotros mismos”.


“Hoy recuerdo a los muertos de mi casa. 
Al primer muerto nunca lo olvidamos, 
aunque muera de rayo, tan aprisa 
que no alcance la cama ni los óleos”. 



“Toda dictadura, sea de un hombre o de un partido, desemboca en las dos formas predilectas de la esquizofrenia: el monólogo y el mausoleo”.

No hay comentarios: